Airbnb y otras plataformas de alojamiento encarecen la vivienda en EE.UU

Airbnb y otras plataformas de alojamiento temporal encarecen la vivienda en Estados Unidos.

El estudio “Cómo los alquileres de corto plazo de Airbnb agravaron la crisis de alojamiento asequible en Los Ángeles”, del investigador Dayne Lee, sustentó en un texto publicado en 2016 por la Harvard Law & Policy Review, los motivos por los que el alquiler en la ciudad californiana habían subido un 7,3 % solo en el 2014, obligando a los hogares a destinar para gastos de vivienda un promedio del 47 % de sus ingresos mensuales.

El anterior estudio y otro trabajo de la Universidad de Massachusetts llamado “¿Está el intercambio de casas impulsando el precio de los alquileres?” publicado en 2017, relacionan el boom de la plataforma de servicios de hospedaje turístico Airbnb con el encarecimiento de la vivienda y la mudanza de vecinos en ciudades como Los Ángeles y Boston.

Este fenómeno, explican los estudios mencionados, ocurre por la utilización de apartamentos de uso residencial para turistas debido a la alta expectativa de los propietarios de lograr mayores beneficios, expulsando de esas zonas a los vecinos con menor poder adquisitivo y elevando el precio de la vivienda, tanto de alquiler como de compra. En ese sentido señala el estudio de la Universidad de Massachusetts, “cada incremento en el número de viviendas ofertado en la plataforma digital supone una subida del 0,4 % en el precio de los alquileres reclamados por los propietarios”.

Los estudios aclaran que aunque el encarecimiento de la vivienda se debe a una mezcla de factores que no dependen únicamente de la plataforma de alquileres nacida en San Francisco, sí existen indicios sobre una relación directa entre Airbnb y el alza de precios.

El estudio más reciente del 2018 llamado “Airbnb y la brecha del alquiler: Gentrificación a través de la economía compartida” hecho por la Universidad canadiense de McGil, donde se estudian los precios de los alquileres de la ciudad de Nueva York, asegura que “la entrada de rentas que supone los ingresos de Airbnb son sistemática y geográficamente desiguales, creando una brecha en barrios deseados y reconocidos internacionalmente por la aplicación y dando lugar a un nuevo fenómeno llamado gentrificación: transformación y encarecimiento de un espacio urbano deteriorado, debido entre otros factores a plataformas como Airbnb”.

La pregunta que queda por hacerse es ¿si a plataformas como Airbnb se les debería imponer alguna medida para frenar la “hotelización” de edificios que ha reducido y encarecido la oferta de viviendas tradicionales, o si son solo tendencias del mercado que no se pueden controlar?

Si quiere saber más sobre los precios de la vivienda lo invitamos a leer el artículo “Cómo medir la valorización de su vivienda”.