Así se han comportado las inversiones sostenibles durante la crisis

Así se han comportado las inversiones sostenibles durante la crisis
Así se han comportado las inversiones sostenibles durante la crisis

La aparición del COVID-19 ha cambiado la forma en la que vemos el mundo, pues su expansión ha causado una crisis sanitaria, social y económica con importantes implicaciones para los países. Esta situación, sin duda alguna, ha traído grandes retos, sin embargo, también nos ha permitido replantear muchos enfoques. Uno de los más relevantes ha sido la sostenibilidad.

Según BlackRock, la compañía de gestión de activos más grande del mundo, en los últimos doce meses se ha dado un crecimiento exponencial y sin precedentes en la demanda global de soluciones de inversión sostenible. Con el tiempo, la sostenibilidad se ha convertido en un eje transversal para todos los sectores, incluyendo el financiero.

En primer lugar, los inversionistas cada día son más conscientes del poder que tienen sus decisiones y de su responsabilidad con la sociedad. Por tal razón, las inversiones ASG (Ambientales, Sociales y de Gobierno corporativo) se han vuelto cada vez más populares en el mercado. Ya no se trata únicamente de la rentabilidad, también de la ética y el impacto de las mismas.

Asimismo, respecto a la afectación del virus en los mercados financieros, BlackRock menciona que las inversiones sostenibles han tenido un rendimiento superior a los activos tradicionales en la pandemia y, en muchos casos, también antes de ella.  De hecho, durante la crisis, el 94% de los índices sostenibles analizados por la gestora superaron a los convencionales, es decir, no catalogados como ASG.

(Lo invitamos a leer el artículo “Inversiones con criterios ASG: rentabilidad con responsabilidad“)

Usualmente, las compañías con puntajes ASG altos tienden a tener menores costos de capital, mayor rentabilidad y menor exposición a riesgos. Estas características están correlacionadas con la resiliencia, por lo que se espera que las empresas sostenibles se desempeñen mejor en los momentos desfavorables. Si bien la resiliencia siempre ha sido valorada por los inversionistas y es fundamental en la gestión de riesgo de sus carteras, este sentimiento se ha generalizado aún más al estar atravesando un período de incertidumbre económica mundial sin precedentes.

Finalmente, el COVID-19 puede dar pie a un cambio estructural significativo hacia lo sostenible y representa una oportunidad para que las empresas y los inversionistas sean más conscientes con su entorno. Este tipo de inversiones no solo han resultado más rentables, sino que benefician a la sociedad en general.

Si desea poner a prueba sus conocimientos sobre este tema, lo invitamos a realizar el quiz “¿Cuánto sabe de inversiones sostenibles?”.