Cambios y lecciones que deja la pandemia para la banca

Cambios y lecciones que deja la pandemia para la banca
Cambios y lecciones que deja la pandemia para la banca

El 2020 será recordado como un año desafiante. La pandemia afectó el crecimiento económico del mundo y muchas compañías se vieron forzadas a reinventarse para sobrevivir. Otras, encontraron en el contexto una oportunidad para crecer y potenciar su negocio. La digitalización fue la salida de muchos sectores económicos para responder a las cuarentenas y a las medidas de distanciamiento social.

El sector financiero se adhirió a esta tendencia y encontró en la pandemia una alternativa para continuar acercándose a sus clientes de forma virtual. Un Informe de Latinia Intelligentia, titulado “10 conclusiones que deja el COVID-19 para el sector bancario”, analiza cuál fue el impacto del virus en la banca y menciona algunas de las lecciones que dejó.

  1. Cierre de oficinas: Debido a la cuarentena que se decretó en muchos países del mundo, las personas empezaron a utilizar los servicios financieros digitales en lugar de frecuentar las oficinas físicas. Ahora, el reto para los bancos es transmitir confianza a sus usuarios a través de estos canales no presenciales.
  2. La incorporación del segmento del adulto mayor: Con la pandemia, la banca debió incluir al público de mayor edad en sus estrategias digitales. El desafío consiste en abordarlos desde otra perspectiva, teniendo en cuenta sus motivaciones y características. De acuerdo con el informe, este público necesita más educación tecnológica que financiera.
  3. Acercar el banco al cliente: Como los usuarios ya no van al banco, ahora los bancos deben ir a ellos por medio del mundo virtual. El reto es atender sus necesidades específicas, las cuales son cambiantes, a través de los canales digitales.
  4. La App es el nuevo banco: Muchos ciudadanos encontraron en las aplicaciones una alternativa de fácil uso para realizar sus trámites bancarios. Actualmente, los bancos deben ofrecer una satisfactoria experiencia de usuario en el mundo virtual, otorgando agilidad frente a los problemas, inmediatez ante pagos y transferencias al extranjero y la disminución en los procesos.
  5. Según el informe, la banca no ha logrado usar las redes sociales de forma óptima, dadas las dificultades que han encontrado para dar respuesta masiva a las solicitudes de sus usuarios que se generan por estos medios. Es necesario adaptar herramientas que les permitan cambiar esta realidad.
  6. Con la pandemia, el correo electrónico se convirtió en la herramienta perfecta para entablar un puente de comunicación confiable con los clientes, favoreciendo la institucionalidad.
  7. Los delincuentes cibernéticos están más activos que antes. Por eso, es necesario continuar promoviendo la educación financiera y dar a conocer los aspectos de seguridad a tener en cuenta a la hora de hacer uso de los canales digitales.
  8. El dinero en efectivo disminuyó su participación en la economía, ya que los usuarios empiezan a preferir los pagos electrónicos. Además, los billetes y monedas se erigieron como elementos transmisores de gérmenes.
  9. Los pagos digitales aceleraron su crecimiento durante 2020. No obstante, aún no se configuran como una solución para la contención del virus.
  10. Los clientes recordarán las acciones que tomó el sector financiero en estos meses y de esto dependerá la relación entre banco y cliente a largo plazo.

Estas conclusiones demuestran que la banca es cada vez más digital, buscando favorecer a sus usuarios. El acercamiento entre los clientes y la tecnología encontró en la pandemia una oportunidad para establecer una relación duradera entre las partes.

Lo invitamos a leer el artículo “Sectores donde se creó y destruyó empleo durante la pandemia”