Índice de competitividad global: Colombia

índice de competitividad global Colombia

De acuerdo con el Índice Global de Competitividad del Foro Económico Mundial de 2017, Colombia ocupó el puesto 66 entre 137 naciones, lo que significó un retroceso de cinco puestos respecto al año pasado. En América Latina ocupó el quinto lugar detrás de Chile, Costa Rica, Panamá y México. El Consejo Privado de Competitividad propuso varias tareas para superar las trabas de competitividad.

En cuanto al tema laboral propone hacer eficiente la legislación y así disminuir los costos asociados a la informalidad. “Se debe evitar la proliferación de legislación laboral que castiga y encarece el empleo formal”, según el artículo del diario El Tiempo de noviembre de 2017, sobre el empleo en Colombia.

Por otro lado, para impulsar la infraestructura, el Consejo Privado de Competitividad insiste en establecer un plan inmediato para retomar la confianza en la banca y destrabar los proyectos, es decir, que las obras 4G superen los problemas de la fase de financiación, y se pongan en marcha antes de que finalice el gobierno de Juan Manuel Santos.

Respecto del contrabando, el Consejo solicita actualizar los esquemas de vigilancia para la lucha frente al tráfico ilegal de textiles, confecciones y calzado.

Para el tema pensional, el Consejo indica que se debe avanzar en el diseño de una reforma en donde únicamente cotizan el 40% de los hombres y el 25% de las mujeres en edad productiva. Colombia reporta una de las coberturas más bajas, donde se ubica solo por encima de México y Perú, en cuanto al contexto latinoamericano.

Otro tema clave para la estabilidad de las finanzas públicas es el tributario. Según el informe de competitividad, aunque las tasas de contribución para las empresas que son las que generan empleo continúan altas, el recaudo es bajo.

El desarrollo del comercio exterior también es clave para la competitividad, algo que a Colombia le ha costado trabajo (con menos petróleo), porque la inserción en la economía mundial sigue siendo baja. Solo cinco productos concentran el 57% de las ventas externas.

En este sentido, el Consejo encuentra adecuado avanzar en “una reforma a la estructura arancelaria, que permita disminuir la dispersión, dar eficiencia a los procesos aduaneros y reducir los costos de importación”. Se recomienda un arancel plano y único solo para los bienes industriales, y uno diferenciado para los bienes agropecuarios, dados los subsidios, cuotas y tarifas que estos enfrentan.

Sin embargo, no todo es malo. Según el reporte, en materia de salud, en comparación con lo que había en el país hace dos décadas, se dio un giro que la ubica en una mejor posición. Hay más gente accediendo a los servicios, pero continúan los retos en materia de calidad. En el informe se sugiere analizar el tema de las pérdidas de las IPS en diferentes regiones.

Además, Como parte de un mejor panorama en los últimos 10 años se ha duplicado la inversión en actividades de ciencia, tecnología e innovación. No obstante, esta destinación sigue siendo baja en comparación con la de los demás países de la región y está lejos de alcanzar la meta de 1% del PIB, para el 2018.

Respecto de otros avances, tras décadas de retrasos se aumentó la inversión en infraestructura, que alcanzó el 3% del PIB en el 2016, gracias al diseño de las concesiones 4G y la constitución de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Finalmente, el Consejo Privado de Competitividad insiste en que una nación es más competitiva en la medida en que su economía crece, hay mayor empleo pues los inversionistas encuentran adecuadas condiciones para crear empresa, hay más productividad y se puede innovar y exportar más.