¿Cómo se ha visto afectada la calificación de riesgo de los países de América Latina?

¿Cómo se ha visto afectada la calificación de riesgo de los países de América Latina?
¿Cómo se ha visto afectada la calificación de riesgo de los países de América Latina?

Con el impacto económico que ha causado el COVID-19 en el mundo y la caída de los precios de los commodities, los países de América Latina han visto afectadas sus calificaciones de riesgo. La aparición de la pandemia hizo que las proyecciones de crecimiento de los países de la región bajaran y, además, la mayoría se ha enfrentado al aumento de la deuda externa.

Lo invitamos a leer el artículo “¿Qué son las calificaciones de riesgo país?

Ante este panorama, las principales agencias calificadoras de riesgo, Fitch, Moody’s y Standard & Poor’s, han coincidido en rebajar sus previsiones para América Latina. Esta decisión tiene que ver, en primer lugar, con que muchas de las economías de la región dependen fuertemente de la explotación y exportación de insumos básicos. Por ejemplo, en el caso de Colombia, México y Ecuador existe una gran dependencia del petróleo, en cuanto a Perú y Chile de los metales, y respecto a Argentina o Brasil de los productos agrícolas.

Lo anterior tiene efectos importantes, pues la demanda de commodities por parte de grandes economías como China se ha reducido por el COVID-19, causando que los precios de las materias primas bajen y los países que dependen de ellos perciban menos ingresos. Al tener menos ingresos de estas exportaciones y, dada la necesidad de aumentar el gasto para combatir la pandemia, los gobiernos latinoamericanos ahora tienen un menor espacio fiscal para hacerle frente a los choques económicos.

En pocas palabras, las tendencias negativas de las calificaciones de deuda para la región son resultado de la posición fiscal de los gobiernos latinoamericanos, el aumento en sus cargas de deuda, la lenta recuperación económica que se viene tras la pandemia, la depreciación de sus monedas, el debilitamiento del precio de las materias primas, entre otros.

¿Qué implica esta reducción de calificación?

La perspectiva que dan estas agencias calificadoras de riesgo es fundamental para los inversionistas, pues este escalafón mide la capacidad que tiene un país o gobierno para hacer frente a su deuda y, por lo tanto, el riesgo que implica invertir en él. Un país con más riesgo atraerá menos inversionistas y deberá enfrentarse a mayores costos, por ejemplo, mayores tasas de interés.