El Banco Central de Venezuela confirma la catástrofe económica

El Banco Central de Venezuela confirma la catástrofe económica del Gobierno de Maduro

Indicadores como el Índice de Precios al Consumidor (IPC), el Producto Interno Bruto y las cifras de exportaciones e importaciones habían desaparecido de Venezuela. Los organismos internacionales lograron recabar información para realizar las estimaciones sobre la economía de dicho país. Sin embargo, el Banco Central de Venezuela (BCV) había dejado de publicar estos indicadores.

El 28 de mayo, de manera inesperada, la BCV hizo públicos dichos indicadores, confirmando lo que el mundo ya sabía: desde la llegada de Nicolás Maduro al poder en 2013, la catástrofe económica se ha intensificado.

¿Por qué fue una sorpresa la publicación realizada por la BCV? El presidente de la banca, Calixto Ortega, es chavista y fue designado por Diosdado Cabello en 2018, por solicitud de Nicolás Maduro. El silencio de la BCV se debía a que sus funcionarios respondían ante el Gobierno chavista.

Si bien las cifras publicadas distan de las que tiene el Fondo Monetario Internacional (FMI), los números dejan claro que, desde 2013, hasta el 2018, la situación del país sudamericano no ha hecho más que empeorar.

Las cifras de inflación de la BCV versus las del FMI

La última vez que la BCV informó sobre las cifras de inflación fue en febrero de 2016. Aquella vez anunció que la inflación en 2015 había sido del 180%, casi 100 puntos por debajo de las estimaciones del FMI, que la situaron en 275%.

Si bien en mayo de 2019 la BCV reconoció la hiperinflación del país, de nuevo las cifras distan de las estimadas por el organismo internacional. De acuerdo con la principal autoridad económica de Venezuela, la inflación en 2018 cerró en 130.060%, mientras que el FMI la situó por encima del millón, exactamente en 1.370.000%.

Lo invitamos a leer los artículos “Venezuela y los países con inflación alta”, “Qué es la inflación y cómo afecta su bolsillo”, “¿Cómo afecta la inflación a sus inversiones?

Las otras cifras publicadas por la BCV que reconocen la situación

El problema no es solo de hiperinflación. La reducción en las importaciones de una economía que debe importar casi todo, la caída en el precio del petróleo y la baja producción de crudo, que es su principal fuente de ingresos, sumado a las sanciones económicas provenientes de Estados Unidos, han hecho que la economía venezolana haya tenido una contracción de su economía del 47,6% entre 2013 y 2018, como afirmó la BCV.

Desde la llegada de Maduro, la economía ha caído prácticamente a la mitad. Según CNN, el petróleo corresponde al 96% de los ingresos de Venezuela. De acuerdo con la balanza de pagos, en 2013 recibían US$85.603 millones correspondientes a las exportaciones de ese mineral, mientras que en 2018 ingresaron apenas US$29.810 millones.

Este año la producción de petróleo cayó a 740.000 barriles diarios y por primera vez se encuentra por debajo de la producción petrolera de Colombia, según afirmó la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Según la misma organización, en 2013 la producción diaria de petróleo en Venezuela fue de 2,7 millones.

Las importaciones no petroleras cayeron de 2013 a 2018, pasando de US$44.067 millones a US$5.835 millones, lo que explica parte del desabastecimiento del país.

Las perspectivas del FMI y el Banco Mundial continúan siendo negativas. Estiman que el PIB de Venezuela caerá un 25% durante el 2019. Por el momento, las medidas tomadas por el Gobierno actual han sido insuficientes. Entre más tarde lleguen los cambios, más tiempo tardará la recuperación del país vecino.