El decreto que destraba la situación de los arriendos comerciales

El decreto que destraba la situación de los arriendos comerciales
El decreto que destraba la situación de los arriendos comerciales

Uno de los tantos retos que ha enfrentado el Gobierno en 2020 está relacionado con los arriendos comerciales y habitacionales, un sector que mueve $52 billones al año, de acuerdo con cifras del diario La República. La primera medida para solucionar la situación entre arrendatarios que perdieron capacidad adquisitiva y arrendadores que esperan su renta, fue tomada a través del Decreto 579 del 15 de abril de 2020. En este documento, se establecieron seis puntos específicos donde invitaban a las partes a llegar a acuerdos, se prohibía el desalojo hasta el 30 de junio, se suspendía de manera temporal el reajuste anual al canon de arrendamiento, entre otros.

La medida obtuvo resultados satisfactorios en cuanto a los contratos de vivienda, sin embargo, la solución no fue efectiva para el caso de los locales comerciales. Según cifras publicadas por el mismo medio, en abril el 75% de las personas con contratos de vivienda llegaron a acuerdos, mientras que en el caso de los contratos de los locales comerciales esta cifra fue del 35%.

Teniendo en cuenta esto, el Gobierno expidió el Decreto 797 del 4 de junio de 2020, que habilita a los comerciantes a terminar los contratos de manera unilateral, pagando solo un tercio de la cláusula penal, hasta el 31 de agosto. El Decreto especifica algunas disposiciones para poder acceder a la medida:

  • Aplica para los contratos de arrendamiento de locales comerciales, cuyos arrendadores, desde el primero de junio de 2020, no hayan podido ejercer su actividad comercial por las medidas dispuestas:
    • Bares, discotecas, billares, casinos, bingos y terminales de juego de video.
    • Gimnasios, piscinas, spa, sauna, turco, balnearios, canchas deportivas, parques de atracciones y parques infantiles.
    • Cines y teatros.
    • Servicios religiosos que impliquen aglomeraciones.
    • Alojamiento y servicios de comida.
    • Eventos de carácter público o privado que impliquen aglomeración de personas.
  • Los arrendadores que decidan terminar de manera unilateral el contrato, deberán estar al día en el pago de sus cánones de arrendamiento, servicios públicos y demás obligaciones relacionadas con el local.

Con estos decretos, el Gobierno busca que las partes involucradas encuentren puntos medios para minimizar el impacto económico. Las afectaciones ocasionadas por la pandemia han obligado a tomar medidas excepcionales, sin embargo, depende de la buena voluntad de cada uno acatar estas normas y colaborarse entre sí para que la recuperación económica del país tras la emergencia sea lo más rápida posible.

Lo invitamos a leer el artículo “Perspectivas y oportunidades después de la crisis