EMBI y CDS: dos indicadores del riesgo país en América Latina

EMBI y CDS: dos indicadores del riesgo país en América Latina
EMBI y CDS: dos indicadores del riesgo país en América Latina

El riesgo país es una medida que busca cuantificar el nivel de riesgo de impago que un país presenta respecto a sus obligaciones financieras en el contexto internacional. La magnitud de esta medición incide en el nivel de inversión extranjera que un país tiene o deja de tener. Lo anterior, resulta del hecho de que en general, algunos inversores son adversos al riesgo y por lo tanto prefieren elegir inversiones con el menor riesgo posible.

¿Cómo se cuantifica el riesgo país en Colombia y América Latina?

En vista de que el riesgo país busca darle una magnitud al riesgo de incumplimiento de pago de deuda, los principales indicadores de este tipo de riesgo se encuentran estrechamente ligados con la manera en la que se liquida la deuda. Esto se puede realizar con varias herramientas, dos de ellas son el Indicador de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI) y la Permuta de Incumplimiento Crediticio (CDS, Credit Default Swap por sus cifras en inglés).

Indicador de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI)

El Indicador de Bonos de Mercados Emergentes, EMBI por sus siglas en inglés, es un instrumento creado en la década de los noventa por la firma J.P. Morgan. Este indicador fundamenta su medición en la comparación de la tasa de interés que pagan los títulos de deuda pública o bonos de los países emergentes con la ofrecida por los bonos del tesoro norteamericano. Esta comparación se basa en la suposición de que el riesgo de impago de los Estados Unidos es cero y con esto se configura como la base de la escala de riesgo. Entonces, al calcular la sobretasa que los países deben ofrecer a comparación de la referencia, se tienen en cuenta aspectos como el déficit fiscal, el ambiente político y la estabilidad macroeconómica para estimar el riesgo país.

Permuta de Incumplimiento Crediticio (CDS)

La Permuta de Incumplimiento Crediticio, CDS por sus siglas en inglés, es un instrumento financiero derivado creado a principios de los años noventa en Nueva York. Este instrumento, que ganó cierta popularidad debido a su uso especulativo en la crisis financiera de 2008, es una herramienta a través de la cual, partiendo de un contrato de deuda entre dos partes, se genera un “seguro” bajo el cual una entidad garantiza el pago de la obligación inicial. Por supuesto, al igual que en el esquema de los seguros, la entidad que ofrece la cobertura sobre el riesgo de impago cobra una tarifa para poder costear este aseguramiento. Esta tarifa, denominada prima de riesgo, resulta ser una cuantificación numérica de la probabilidad de impago de la obligación, por ende, es muy utilizada en los títulos de deuda soberana para estimar el riesgo país.

A pesar de que los EMBI han sido una de las herramientas más utilizadas a la hora de cuantificar el riesgo país, es esencial tener en cuenta que debido al gran desarrollo que ha tenido el mercado de derivados financieros, los CDS se han convertido en un indicador fundamental que cada vez ocupa mayor relevancia en la obtención de información de riesgo de impago un país.

Lo invitamos a leer el artículo “El nuevo orden mundial y las oportunidades para los países emergentes