FMI ofrece líneas de crédito para apoyar a los países ante la emergencia

FMI ofrece líneas de crédito para apoyar a los países ante la emergencia
FMI ofrece líneas de crédito para apoyar a los países ante la emergencia

El primero de julio de 1944, presidentes y altos funcionarios de 44 países se reunieron durante 22 días. Allí tomaron algunas determinaciones que influirían en el rumbo de la economía mundial. Entre las decisiones tomadas en el denominado acuerdo de Bretton Woods, estuvo la creación del Fondo Monetario Internacional (FMI), una organización de carácter internacional con capacidad de realizar préstamos a los países miembros.

Hoy en día, el FMI cuenta con diferentes líneas de crédito para distintos propósitos. Para que los países puedan acceder a ellas, deben implementar algunas políticas o cumplir con algunas condiciones económicas. Debido al COVID-19, la organización lanzó varios salvavidas para países con bajos ingresos y emergentes.

Paquete de US$50.000 millones para combatir el COVID-19

El 4 de marzo del año en curso, la directora general del FMI, Kristalina Georgieva, anunció en rueda de prensa que los países emergentes y de bajos ingresos tendrán a disposición US$50.000 millones a través de diferentes líneas de financiación que ofrece la organización y que permiten ser desembolsados rápidamente.

Así mismo, aseguró que de este dinero, US$10.000 millones serán ofrecidos a los miembros más pobres. Este crédito estará libre de intereses y los países podrán acceder a él sin necesidad de suscribir un programa de préstamo oficial. Quienes deseen tomarlos no tendrán que implementar las políticas económicas que exigen los técnicos de la organización.

La línea de crédito que podrá utilizar Colombia ante la emergencia

Desde 2009 Colombia tiene acceso a la Línea de Crédito Flexible con el FMI. El 1 de mayo del año en curso, la entidad anunció que renovará esta alternativa de financiamiento para el país por valor de US$10.800 millones durante dos años. Esta línea de crédito solo se otorga a los países con políticas económicas cuyos marcos son considerados sólidos.

Como su nombre lo indica, este medio de financiamiento es bastante flexible, pues el país puede acceder a los recursos de manera inmediata e incondicional. El objetivo es proveer liquidez ante riesgos externos extremos. Esto le permitirá al Gobierno hacer uso de este dinero, de ser necesario, para hacer frente a los estragos causados por el COVID-19 y a la caída del precio del petróleo.

Esta es una noticia positiva, pues da el mensaje de que el país cuenta con una economía sólida, lo que afianza la confianza de los inversionistas y puede impactar en la llegada de capital extranjero.

Lo invitamos a leer el artículo “Colombia fue aceptada en la OCDE