La importancia de proteger a las empresas frente al COVID-19

La importancia de proteger a las empresas frente al COVID-19
La importancia de proteger a las empresas frente al COVID-19

La llegada del COVID-19 ha tenido un impacto fuerte en materia sanitaria, social y económica. Este virus ha planteado grandes retos para los gobiernos, las empresas, las personas del común y, en general, para todos los agentes de la sociedad.

Uno de los desafíos más importantes es mantener el empleo, pues se estima que al menos nueve millones de puestos de trabajo en Colombia son directamente vulnerables a esta crisis, según la nota macroeconómica “La vulnerabilidad del empleo a la emergencia de COVID19”, publicada por la Universidad de los Andes.

¿Cuál es la importancia de proteger a las empresas?

En primer lugar, las empresas generan empleo, lo cual garantiza un salario para las personas y permite que puedan comprar bienes y servicios para así mantener su calidad de vida. Asimismo, como los colombianos reciben más ingresos, se incentiva el consumo y, por ende, el desarrollo económico del país.

Sumado a esto, la destrucción del empleo puede dejar cicatrices permanentes en las personas y en la economía. De acuerdo con el artículo de la Universidad de los Andes, “es más difícil encontrar un nuevo trabajo después de ser despedido y lo es más en una economía deprimida”.

Adicionalmente, las empresas crean encadenamientos productivos que deben protegerse. De lo contrario, podría generarse un “efecto arrastre” que implica que si una compañía desaparece, creará un tipo de efecto dominó y perjudicará también a los demás actores de la cadena, haciendo que más empresas detengan sus actividades, por ejemplo, sus proveedores. Igualmente, los clientes y el mercado se ven afectados.

En pocas palabras, una compañía hace parte de una compleja red de interconexiones, es decir, la economía. Si una empresa cierra, entonces, todos aquellos conectados con ella, ya sean clientes directos, proveedores o se relacionen a través de terceros, corren un riesgo importante que puede llevar al debilitamiento del tejido empresarial.

Otro punto a considerar es que, cuando una empresa desaparece, ocurre una destrucción de conocimiento y productividad que lleva a una pérdida permanente para la economía. Además, no hay que olvidar que el sector empresarial, fiscalmente hablando, representa una fuente de ingresos relevante para el Gobierno gracias a impuestos como el IVA, a la renta o al patrimonio. Al perder esta fuente de ingresos, al final se terminan recargando en la sociedad.

En conclusión, proteger a las empresas es una tarea fundamental en medio de la pandemia, pues generan empleo, bienestar social, son una fuente de ingreso importante para el Gobierno en materia tributaria y, además, contribuyen al desarrollo económico y productivo del país.

Lo invitamos a leer el artículo “¿Cuál es el secreto de Japón para tener compañías centenarias?