Las promesas económicas de Joe Biden

Las promesas económicas de Joe Biden
Las promesas económicas de Joe Biden

En el 2020, la economía de Estados Unidos llegó a mínimos históricos. Desde su candidatura, el demócrata Joe Biden, bajo el lema “Build Back Better” (“reconstruyámoslo mejor”), se comprometió a revertir esta situación.

El plan de recuperación económica de Biden se sustenta en el renacer de la clase media, la creación de empleo, la apuesta por ayudas fiscales y la compra de productos nacionales, lo cual, para algunos expertos consultados por la cadena BBC, significa un giro radical a las políticas de su antecesor. Entre las estrategias y planes del demócrata se encuentran:

La reconstrucción de la clase media. Para ello, Biden prevé ajustar la brecha salarial con un aumento del salario mínimo entre US$7,25 a US$15 la hora al 2026. Además, busca aumentar el gasto público para la atención médica, la vivienda y el estudio. Al respecto, pretende disminuir la deuda que tienen algunos estudiantes, eliminar los préstamos con intereses altos destinados a formación académica y contribuir a los estudios de miles de estadounidenses. Igualmente, acomete crear un fondo de oportunidades que ayude a los pequeños y medianos negocios.

Frente a las grandes empresas y las personas con los más altos ingresos, enunció la imposición de mayores cargas fiscales para aumentar su recaudación. Al respecto, el demócrata propuso que se graven las ganancias de capital y un alza del impuesto a la renta desde 37% a 39,6% para aquellos que devengan más de USD1 millón al año, explicó BBC.

La creación de más empleo, teniendo en consideración que la tasa de desempleo para finales de septiembre se ubicó en el 7,9%, según cifras del diario La República. Por ello, Biden aseguró que creará 10 millones de puestos de trabajo, por medio de la inversión a los sectores de tecnología, energía y manufactura

El incentivo a la compra de productos nacionales generaría cinco millones de empleos, de acuerdo con los datos del medio de comunicación La República. Según BBC, esta idea se enmarca en un plan de inversión fiscal de US$400.000 millones en la compra de bienes y servicios estadounidenses y, una inversión adicional de US$300.000 en investigación y desarrollo tecnológico. Estos últimos serían destinados, principalmente, al desarrollo de energías limpias, biotecnología, telecomunicaciones e inteligencia artificial. De acuerdo con los economistas consultados por BBC, las inversiones mencionadas con anterioridad, generaría el aumento del endeudamiento por parte del Estado.

La potencialización de las empresas nacionales. Biden se comprometió a reforzar los sectores de tecnología, manufactura  y de energías renovables, lo que contribuiría a reducir la dependencia a los bienes y servicios ofertados por otros países como, por ejemplo, China, con quien desde la administración de Trump se inició una guerra comercial.

En definitiva, el plan del demócrata para salvar la economía estadounidense se sustenta en el uso de una política fiscal para estimular el crecimiento, la industria nacional y el renacer de la clase media. Sin embargo, las políticas de Biden se enfrentan a un gran desafío materializado en la composición política del Congreso, pues, para muchos analistas, será de mayoría republicana.

Lo invitamos a leer el artículo “Así ha sido el comportamiento del dólar en el 2020”