Lo que le cuesta al país la crisis de Hidroituango

Hidroituango, el proyecto hidroeléctrico más importante de Colombia, ubicado en el departamento de Antioquia, en el cañón del río Cauca, se ha vuelto el tema más importante de la agenda nacional por las fallas que ha presentado y que han generado un importante impacto económico y social para la región y el país.

Hasta la fecha, según información del Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres de Antioquia (Dapard) más de 5.000 personas han sido evacuadas de las zonas de riesgo cerca al embalse, dejando sus pertenencias y viviendas, para ser ubicadas en las zonas seguras dispuestas por los organismos de socorro.

Sumado a este panorama, también está el factor económico de este proyecto de generación eléctrica de suma importancia para el país y que en este momento está en una lucha contra el tiempo para mitigar el riesgo de su colapso por el llenado no programado e incontrolado del embalse que se presentó desde inicios del mes de mayo.

Impacto económico

Esta emergencia, que ya completa más de 30 días, ha generado también un impacto económico no solamente para el constructor del proyecto, Empresas Públicas de Medellín (EPM), sino también en la población que ha visto disminuidos sus ingresos. Además, de los agricultores y conductores de transporte de carga que con el cierre de la vía han tenido traumatismos en la movilización de las mercancías en esta región del país.

De acuerdo con información de EPM, el proyecto contempla una inversión de $11,4 billones de pesos, de los cuales se han aportado hasta el momento $8,3 billones. Sin embargo, la inundación del corazón de la presa, que es el cuarto de máquinas en donde se iban a instalar las ocho turbinas para la generación de energía, representa unos sobrecostos para la obra calculados en $400.000 millones de pesos, sin contar los daños que generó la creciente del río Cauca que destruyó varios puentes e inundó varias viviendas cercanas.

En ese sentido, el gerente de EPM, Jorge Londoño de la Cuesta, explicó en una rueda de prensa para diferentes medios del país, que toda la solidez financiera de EPM no está sustentada en Hidroituango, sino que es un proyecto de crecimiento de la compañía, por lo que la solidez está en sus otros negocios, como la generación de energía, el negocio de gas y de agua, operaciones que les generó el año pasado utilidades de $2,2 billones de pesos.

El funcionario aclaró que la estabilidad financiera de la compañía no está en riesgo ya que el ebitda, término económico que muestra ganancias sin deducciones, durante el año pasado fue de $4,7 billones de pesos, solidez que no se ha visto afectada con la situación actual porque el proyecto no era un generador de caja. Sin embargo, lo que sí reconoció el ejecutivo es que la emergencia y sus costos truncaron las aspiraciones de EPM de comprar la empresa Gas Natural.

“En principio, estos recursos iban a ser utilizados para pagar la deuda y estábamos apostando a comprar otras compañías, estábamos pensando en adquirir Gas Natural, pero nos va a tocar no comprar esta empresa y esa plata la vamos a utilizar para ajustarla a esta circunstancia. Puede que las calificadoras nos bajen la calificación, pero la estabilidad financiera de la empresa no está afectada”, resaltó Londoño.

Sin embargo, los expertos coinciden en que todavía es difícil calcular los gastos totales que ha dejado esta emergencia y el impacto económico para EPM con el desarrollo del proyecto, porque la prioridad para la compañía y las autoridades gubernamentales es realizar la evacuación de las poblaciones afectadas y alcanzar la altura de la presa o embalse para poder evacuar el agua por el vertedero y reducir así el riesgo sobre la estructura. Se espera que esto ocurra en los próximos días y evitar la inundación de toda la zona.

Vale la pena recordar, que la zona se mantiene en alerta y sus habitantes están atentos a la orden de una posible evacuación, mientras las autoridades luchan por evitar el peor de los escenarios: el desbordamiento total del agua por el rompimiento de la presa del embalse, lo que traería la inundación de los 12 municipios que se encuentran cerca de la ribera del río Cauca, por el que podría bajar una creciente de gran magnitud. Es importante tener en cuenta, que a pesar de que se logró la meta de altura necesario del embalse, la alerta se mantiene y es mejor que la población esté atenta a lo que digan las autoridades.