Los apagones en Venezuela, ¿cuál es su impacto?

Los apagones en Venezuela, ¿cuál es su impacto?

En los últimos meses, Venezuela se ha visto afectada por varios apagones de luz. El primero fue el 7 de marzo y afectó al 95% de los ciudadanos de los 23 Estados. El segundo fue el 12 de marzo, el tercero el 14 de marzo y el último el pasado 25 de marzo.

Varias han sido las razones que han sido expresadas para justificar los apagones. El Gobierno del presidente Maduro, por ejemplo, afirma que se trata de un sabotaje a cargo del Gobierno estadounidense. La oposición venezolana, por otro lado, testifica que la verdadera razón recae en los persistentes fallos de Corpoelec, la compañía eléctrica estatal, y de la “corrupción” presente en la misma.

Pero más allá de encontrar culpables, lo que de verdad importa es la afectación que este fenómeno ha tenido en la sociedad. Un apagón eléctrico afecta a todos los sectores de la economía y, por lo tanto, al bienestar de las personas que la componen. La sociedad venezolana ya se ha acostumbrado a la escasez de alimentos, a la falta de oportunidades, y a una alta inflación. ¿A qué más deberá atenerse si los apagones siguen ocurriendo?

El metro, por ejemplo, servicio que es utilizado por miles de ciudadanos diariamente, ha dejado de operar. Consecuencias como esta afectan gravemente la movilidad, haciendo que, por ejemplo, llegar al trabajo, a la escuela o al médico sean un problema.

El sistema educativo también se ha visto afectado. De acuerdo con el diario El Espectador, desde el 7 de marzo los estudiantes dejaron de asistir a clases durante 11 días.

Los hospitales también se ven afectados porque varios de sus equipos no pueden funcionar. Por esta razón, entre el 7 y el 11 de marzo, 21 personas fallecieron a causa de los servicios que dejaron de recibir como consecuencia de la falta de energía. En este sentido, la vida de un paciente puede depender de las medidas que sean tomadas para solucionar este problema.

Winston Cabas, presidente de Aviem del Colegio de Ingenieros venezolano, ha mencionado al diario El Espectador que “la generación termoeléctrica del país está en el suelo. De los 16.000 megavatios instalados se disponen de 2.500 MV. No hay complementariedad entre la generación termoeléctrica y la generación hidroeléctrica”. Dado esto, recuperar lo perdido implicaría costos muy elevados los cuales, por la situación que enfrenta el país, son muy difíciles de costear.

De acuerdo con BBC, Netblocks, una plataforma dedicada a observar la conectividad global, ha afirmado que el 91% de Venezuela quedó sin cobertura de internet como consecuencia del apagón. Así mismo, algunos aeropuertos tuvieron que cesar sus actividades.

Adicional a esto, de acuerdo con la Radio venezolana Eknuus, el diputado a la Asamblea Nacional, José Guerra, estimó que las pérdidas económicas por uno de los apagones fueron de casi US$1.000 millones. Ahora bien, cuando el fenómeno se repite, las pérdidas son aún mayores. Esto tiene una afectación directa en el consumo de los habitantes y, consecuentemente, en sus salarios.

De acuerdo con la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), por los constantes apagones, Venezuela pasó de producir alrededor de 1 millón de barriles de petróleo diarios, a 732.000 barriles por día durante el mes de marzo. Es por esto que el sector industrial se ha visto afectado enormemente, aumentando la magnitud de la crisis que enfrenta el país. De acuerdo con el Parlamento del país petrolero, por un día de apagón, el país enfrenta pérdidas de hasta US$500 millones.

Lo invitamos a leer el artículo Así reactivarán la economía en Venezuela