Los retos para aumentar la inclusión financiera

Los retos para aumentar la inclusión financiera12

El último Reporte de inclusión financiera, realizado por la Banca de las Oportunidades y la Superintendencia Financiera, dejó retos y buenas noticias. Si bien se destacó el crecimiento del índice de inclusión financiera, aún hay mucho trabajo de cara al futuro para lograr que el 100% de la población haga parte del sistema.

La buena noticia

Según cifras de marzo de 2019, el 82,3% de la población adulta, correspondiente a 28 millones de personas, tiene algún producto de este tipo. Esto representa una buena noticia para el país, considerando que en 2008 la cifra de inclusión financiera era del 55,5%.

Los retos

Disminuir la brecha de acceso entre la zona rural y urbana: El acceso al sistema financiero en las ciudades asciende al 89,8%, mientras que en el área rural es del 66,1% y en las áreas rurales dispersas del 55,4%. El área rural dispersa tiene cabeceras más pequeñas y una densidad poblacional más baja que las rurales.

● Reducir la brecha de acceso generacional: Los jóvenes entre los 18 y 25 años y las personas que superan los 65 años son los que menos inclusión tienen.

● Promover el uso de los productos financieros: Muchas personas que tienen productos financieros no los están utilizando. Por ejemplo, a finales de 2018 más del 59% de las cuentas de ahorro completaban más de 6 meses sin registrar algún movimiento.

La tecnología, la herramienta clave para hacer frente a los retos

El superintendente financiero, Jorge Castaño, reconoció que la tecnología jugará un papel importante para hacer frente a los retos esbozados. Estas son las acciones a realizar para cumplir las metas:

Ampliar la oferta en la zona rural: El microcrédito es uno de los principales productos en estas zonas, sin embargo, otros como la cuenta de ahorro y los seguros, deben ser promocionados.

Mejorar la cobertura: Si bien para el 2015 se logró que la cobertura del sistema financiero fuera del 100% por medio de los corresponsales bancarios, en algunos sectores su presencia es mínima. Por eso, se deben fortalecer los corresponsales financieros digitales.

Continuar creando productos digitales: Castaño espera que la brecha generacional disminuya, a medida que vayan surgiendo nuevas herramientas digitales del sector financiero. También espera que estos productos digitales ayuden a que disminuya la inactividad de las cuentas de ahorro o corrientes.

Acceder al sistema financiero presupone un salto en la calidad de vida de las personas y ayuda a la superación de la pobreza, de manera que, si el Gobierno cumple la meta de bancarización del 100%, el mayor ganador será el país y sus habitantes.

Lo invitamos a leer el artículo “Las Fintech, un aliado para aumentar la inclusión financiera en Colombia“.