Mínimos históricos en inflación y sus impactos para la economía

Mínimos históricos en inflación y sus impactos para la economía
Mínimos históricos en inflación y sus impactos para la economía

El Departamento Nacional de Estadística (DANE) reportó que Colombia terminó el año 2020 con una inflación de 1,61%. Esta cifra es, hasta el momento, la más baja que se ha reportado desde 1955 en la historia de la institución y es consecuencia de la profunda contracción que sufrió la economía colombiana, debido a la crisis del COVID-19, de acuerdo con Juan Daniel Oviedo, director del DANE.

En este sentido, es importante mencionar que, la cifra de inflación va en línea con el estado de la economía del país, pues los precios reflejan el dinamismo de la actividad económica.

Así, la llegada del virus a territorio colombiano y las múltiples medidas para frenar su propagación, entre ellas, los estrictos confinamientos, provocaron el aumento del desempleo y el deterioro de los ingresos de la población, lo que se reflejó en el debilitamiento de la demanda interna en el 2020 y la imposibilidad de los empresarios para subir los precios.

Lo invitamos a leer el artículo: “Evolución de los Indicadores de Confianza y de Percepción sobre la Situación Económica del País”.

Además, una inflación muy baja incide en el comportamiento de consumo de las personas, especialmente de bienes durables como carros o viviendas. Lo anterior sucede, debido a que, cuando los precios bajan, los consumidores difieren sus compras para esperar que todo aquello que desean adquirir valga todavía menos, haciendo que los ingresos de las empresas se reduzcan y que estas deban recortar costos.

Ahora bien, según expertos consultados por la Revista Semana, el panorama para Colombia en 2021 es positivo y de recuperación. Con un aumento del 3,5% del salario mínimo, es decir, más del doble de la inflación reportada, y precios bajos, será posible proteger el poder adquisitivo de los consumidores. Además, de acuerdo con la Revista Semana, podría decirse que el bajo nivel inflacionario en el país no es para preocuparse, pues se debe principalmente a un efecto transitorio y de carácter mundial.

Al respecto, de acuerdo con Nelson Vera, especialista consultado por La República, se espera una moderada convergencia inflacionaria alcista en el 2021, hacia el rango de 2,5% y 2,8%. Esta cifra se acerca a la meta y rango objetivo de 3,0% del Banco de la República, lo cual es fundamental, pues cuando la inflación es controlada y predecible se reduce la incertidumbre y se incentiva la inversión.

Sobre esto, en la página web del Banco de la República se menciona que una inflación baja y estable es un “indicador de estabilidad macroeconómica que contribuye a que las personas y las empresas tomen decisiones de inversión con confianza”.