Colombia, cuarto país con la mayor cantidad de edificaciones verdes construidas

Desde el 2015 la cantidad de bosques deforestados en Colombia aumentó más de un 40% representado en aproximadamente 178.597 hectáreas de terreno. Preocupados por esta situación, grandes organizaciones han buscado concientizar a la sociedad y han encontrado en el sector de la construcción la oportunidad para hacerlo. Aquí le contamos por qué y cómo las edificaciones amigables con el medio ambiente o sostenibles han tenido éxito en Colombia.

Esta tendencia, que inició en 1991 en Austin, Texas, cuenta con el certificado Leed (Leadership in Energy and Environmental Design), el cual es un modelo de evaluación norteamericano que verifica cuáles edificios cuentan con las características mencionadas dándoles un reconocimiento a nivel mundial.

Uno de los países que cuenta con la mayor cantidad de edificios que tienen esta certificación es Colombia, razón por la cual el Consejo de Estados Unidos de Edificios Verdes (USGBC por sus siglas en inglés) señala que “Colombia es el cuarto país en Latinoamérica con la mayor cantidad de estas edificaciones construidas, con un total de 175 proyectos registrados en el listado oficial de Leed”.

Adicional a esto, el CCCS (Consejo Colombiano de Construcción Sostenible) asegura que este tipo de construcciones no son más costosas que aquellas que no obtienen el certificado. La razón de esto es que, por sus características, las construcciones sostenibles reducen en gran medida ciertos costos operacionales y de mantenimiento al mismo tiempo, por su alta valorización, recuperan la inversión realizada en muy poco tiempo.

Es importante tener en cuenta que gran parte de la deforestación anteriormente mencionada, se ha dado por la necesidad de terreno para realizar la construcción de viviendas y de edificios. Además, parte de la materia prima con la que estos son construidos viene de árboles. Por esta razón, la aparición en el mundo de esta tendencia ha permitido ayudar al medio ambiente.

Lo que hace diferentes a estos edificios es la utilización de mecanismos ahorradores de agua, los cuales han alcanzado una disminución de hasta un 60% de este elemento; el ahorro de energía, la optimización de recursos naturales y que además reducen significativamente su huella de carbono. Adicional a esto, estos edificios tienen en la mayoría de los casos azoteas verdes y muros forrados por enredaderas y otras plantas que absorben dióxido de carbono y que emiten oxígeno.

Para entidades como el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, este tipo de edificaciones son vitales, pues promueven la actividad ecológica y ayudan significativamente a la preservación de la naturaleza.

Como se puede apreciar, la construcción de edificaciones verdes en el país cada vez cobra más fuerza, habrá que ver si dentro de las políticas del nuevo Gobierno, hay apoyo a este tipo de iniciativas que benefician al medio ambiente. Un ejemplo de estos edificios en Bogotá se puede apreciar en centros empresariales como Vardi en el occidente de la ciudad.

Este proyecto cuenta con los estándares Leed, en el que se puede reducir la generación de residuos, el gasto de agua y el de energía, y aunque no tenga un valor monetario sino un impacto ambiental, se puede disminuye la huella de carbono.