Colombia, el segundo país en la región que más compra criptomonedas

Colombia, el segundo país en la región que más compra criptomonedas
Colombia, el segundo país en la región que más compra criptomonedas

La tecnología ha sido la principal promotora de los grandes cambios en la humanidad. Así mismo, la economía global ha ido evolucionando y con ella la manera como las personas compran y pagan bienes y servicios.

Una de estas innovaciones son las criptomonedas (CM ), que de acuerdo a como lo explicó Carlos Arcila, líder del Centro de Investigación en Mercados Financieros (CIMEF) de la Universidad de los Andes, son “un producto del blockchain, que es un libro contable público que en vez de estar centralizado en una entidad que tenga una base de datos, está distribuido con diferentes agentes a nivel mundial y que permiten realizar transacciones en cualquier parte del mundo de manera digital”.

Colombia y Venezuela son hoy unos de los países en los que mayor ha sido su utilización. Sin embargo, esto no es del todo positivo. Aquí le contamos por qué.

Para empezar, aunque Colombia es el segundo país que más utiliza Bitcoins en Latinoamérica, que son uno de los tantos tipos de CM, no hay una regulación que proteja a aquellas personas que las compran. Adicional a esto, en el país no hay una regulación sobre el tema, ni prohibición expresa.

Por todo esto, como no hay regulación, lo cierto es que las personas las están utilizando de manera frecuente y, en consecuencia, las autoridades están a la expectativa de pronunciarse sobre el tema. Además, como las CM no funcionan por medio de un sistema centralizado, su modelo genera cierta imposibilidad por parte de los gobiernos de establecer políticas impositivas que regulen o medien ante las transacciones.

Es por esto que este tipo de actividad ha sido utilizada para fines al margen de la ley como, por ejemplo, el narcotráfico. Además, el 11 de diciembre del 2016 el diario El País de España mencionó que este medio de financiación tecnológica puede afectar negativamente el funcionamiento de una economía ya que “las monedas virtuales pueden ser un medio de pago de difícil acceso, no son universalmente aceptables y no son capaces de almacenar valor de forma estable”.

Además, agrega que su utilización puede aumentar la volatilidad en una economía generando disminución de las inversiones realizadas y con ello un estancamiento de sus movimientos financieros, lo que en el largo plazo puede afectar a varios de sus sectores principales.

Ahora bien, en el caso de Colombia, siendo este un país que en la actualidad está enfrentando un periodo de paz y de reconstrucción en el cual se está luchando contra la corrupción y el negocio de los cultivos ilícitos, fomentar la utilización de este tipo de medio podría generar más problemas que soluciones, entendiendo que es difícil rastrear la actividad de los que utilizan este tipo de monedas.

Recuerde que en Colombia aún no se ha generado ninguna regulación sobre las criptomonedas, así que, si decide invertir en estos activos, hágalo con cautela ya que quien las usa es quien asume los riesgos, en la medida de lo posible, busque asesorarse de expertos.

Conozca más sobre criptomonedas en el siguiente artículo.