Desaciertos de los inversionistas colombianos

Invertir consiste en poner a trabajar el dinero para que se pueda ir multiplicando con el paso del tiempo. Ahora bien, elegir la opción adecuada para hacerlo crecer es el verdadero reto de todo inversionista, y en esa elección se pueden tener aciertos o desaciertos.

En Colombia, los inversionistas fallan en dos aspectos fundamentales: la rentabilidad esperada es poco realista y se involucran las emociones a la hora de invertir.

Así lo revela un estudio del banco de inversión europeo Natixis Global Asset Management, que encuestó, en 2016, a 2.550 asesores financieros en todo el mundo y entre ellos, a 150 asesores colombianos.

El 69% de los colombianos encuestados indicó que los inversionistas colombianos tienen “expectativas de retorno poco realistas”, mientras el 54% consideró que “hacen decisiones emocionales de inversión”.

De allí, se podría explicar porqué millones de colombianos han perdido importantes cantidades de dinero en “pirámides”, “cadenas” y otros negocios de captación ilegal, que al prometer rentabilidades irracionales, han atraído los recursos de las personas en los últimos años.

En tal sentido, es recomendable evaluar las expectativas de rentabilidad de las inversiones para que sean acordes a las condiciones del mercado y de la economía. También, sospechar de aquellas alternativas que no puedan explicar sus rendimientos.

Además, es importante evitar involucrar emociones; es decir, no dejarse llevar por angustia, efusividad, rabia, entre otras cosas,  a la hora de invertir y tratar de ser racional y objetivo al analizar las diferentes opciones de inversión.