FMI augura futuro promisorio para Colombia

FMI augura futuro promisorio para Colombia

La intención de mejorar el sistema mundial de pagos, impulsar el comercio exterior y proporcionar estabilidad financiera fueron pretextos perfectos, hace más de 70 años, para concebir un organismo especializado de la Organización de las Naciones Unidas.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), como fue denominado en 1944, es una organización de la cual 189 países son miembros y cuya misión es promover la estabilidad financiera y la cooperación monetaria internacional, de acuerdo a su página oficial http://www.imf.org.

De igual manera, el FMI capacita a los países para que se ejecuten políticas eficaces enfocadas en la administración tributaria y el gasto, la regulación de sistemas bancarios y financieros, por lo que sus apreciaciones y previsiones estimadas son muy influyentes a nivel mundial.

El 4 de mayo de 2017 la organización presentó el informe de “Perspectivas económicas: Las Américas, historia de dos ajustes” en el que se expone en términos globales que para 2017 la economías avanzadas crecerán 3,5%, sin embargo, a la hora de analizar la situación en América Latina y el Caribe las cosas no son tan alentadoras.

Las tensiones geopolíticas y el aumento de las probabilidades de crisis financieras son señales de alerta para que la recuperación de la economía de América Latina sea más débil de lo que se esperaba, con un crecimiento de 1,1% en 2017 y 2,0% en 2018. La entidad indicó que si se busca lograr un crecimiento sólido e inclusivo es necesario “subsanar las brechas en infraestructura, mejorar los resultados de educación y abordar la corrupción”.

Aunque no todo es malo en el reporte de la entidad multilateral, pues en el caso de Colombia se espera un crecimiento económico de 2,3% para 2017 y 3% para 2018, superior al de otros países de Latinoamérica como Brasil con un crecimiento del 0,2%, México con 1,7 %, Argentina con 2,2% y Chile con 1,7 %.

Por otra parte, el 17 de marzo de 2016, una delegación del FMI estuvo en Bogotá realizando una consulta los resultados fueron satisfactorios.

El informe manifestó que el país continuó ajustándose de manera ordenada a una combinación de shocks internos y externos, y logró un crecimiento económico más rápido que el de otros países de la región, además ha tenido avances en la reducción de la pobreza y la desigualdad.

La posición inversionista tanto extranjera como nacional tiende a ser muy relativa, por ejemplo, Portugal no solo ha considerado interesante el mercado en Colombia por el tamaño de la población y su creciente clase media, sino por el declive del comercio tradicional con países como Venezuela.

El estudio realizado por Bárometro de la Confianza en el Capital de Ernst & Young (EY) en mayo de 2017, explica que pese a la volatilidad de los mercados, el 56% de los ejecutivos, y el 73% de los colombianos , buscarán activamente cerrar un negocio en los próximos 12 meses, esto es importante porque demuestra que a pesar de la turbulencia internacional, en el país se lograrán cerrar negocios.

Para Andrés Gavenda, socio director de Asesoría en Transacciones de EY Colombia, “que los empresarios colombianos mantengan una tendencia hacia la búsqueda de nuevos negocios y una mirada positiva de la economía local y global, es positivo, ya que el 90% de ellos la percibe entre estable y mejorando, está alineado con la visión mundial de mantener el interés en concluir negocios aunque las tensiones políticas y económicas obliguen a realizar un análisis de riesgos más profundo, eso es un aspecto positivo para el mercado”, de acuerdo con una entrevista que dio a la revista Latin Pyme.

No obstante, hay un pequeño porcentaje de inversionistas que tienden a ser más tímidos y cautos a la hora de lanzarse al ruedo y emprender un negocio millonario.

El FMI augura que la actividad económica repuntará ligeramente este año al aumentar la inversión, impulsada por la reducción de los impuestos a las empresas y la confianza derivada del acuerdo de paz.