La factura de una eventual Tercera Guerra Mundial

La factura de una eventual Tercera Guerra Mundial
La factura de una eventual Tercera Guerra Mundial

Calcular el costo de una guerra es quizá una tarea imprecisa y compleja, y pensar en un escenario de un nuevo conflicto mundial, más bien es una tarea improbable. Hacer el ejercicio mental del costo de un evento de esas proporciones, y todo lo que acarrearía, trae a la memoria la frase de Albert Einstein, el famoso científico que una vez expresó “No sé cómo será la Tercera Guerra Mundial, sólo sé que la Cuarta será con piedras y lanzas”.

Ahora bien, se puede llegar a dar luz sobre este acertijo recurriendo a la historia. El Servicio de Investigaciones del Congreso Norteamericano realizó un reporte del costo de todas las guerras que había vivido su país, desde la Guerra de Independencia, hasta las guerras después del atentado a las Torres Gemelas. Hablar en términos de cifras es bastante complejo, con números como US$4,1 billones para la Segunda Guerra Mundial (el actual PIB de Colombia es de US$0,282 billones, o, US$282 mil millones), pero se puede medir en términos de porcentajes sobre el total de la economía para la época del conflicto.

Dentro de los mayores conflictos están en orden: la Guerra de Iraq con el 4,3% del PIB de Estados Unidos, la Guerra del Golfo Pérsico con el 4,9%, la Guerra de Vietnam con el 9,5%, la Guerra de Corea costó el 13,2% por año, la Primera Guerra 14,1%, y la Segunda Guerra Mundial (siendo el mayor conflicto de la historia humana, bajo cualquier medida) le costó a los Estados Unidos el 37,5% de su economía total cada año.

Si tenemos en cuenta que los Estados Unidos entraron a la Segunda Guerra después de iniciada y que había posicionado a Alemania como el posible ganador del conflicto, y que la guerra jamás tocó l as tierras americanas, se puede inferir el descomunal costo que esta guerra tuvo para Europa y Japón. Países que invirtieron todos sus esfuerzos, y cuyas ciudades fueron arrasadas en las batallas. Fácilmente podríamos hablar de que la Tercera Guerra costaría más de una tercera parte de la producción mundial, lo que hoy en día son unos US$25,83 billones.

Vale la pena cerrar con la mayor factura que dejaría una Tercera Guerra Mundial, las víctimas. El periódico británico The Economist, hizo un recuento de los libros de dos historiadores, Antony Beevor y Max Hastings, que calculan el número de víctimas de la guerra, tanto en muertes, como en atrocidades cometidas.

Las conclusiones son escalofriantes. Los muertos de la Segunda Guerra Mundial se estiman en más de 70 millones de almas, eso son unas 30 mil personas muertas a diario entre 1939 hasta 1945. Eso sin contar las barbaries cometidas. Los historiadores retratan momentos, revisando los diarios de víctimas y soldados, donde la humanidad conoció sus episodios más oscuros.

Se habla de cómo los campos de batallas en el Frente Este eran gélidos territorios de cuerpos congelados, que eran mutilados para conseguir guarniciones entre los desesperados soldados; o de cómo la violencia contra las mujeres dejó un número brutal de víctimas de violencia sexual a lo largo de todos los frentes de batalla.

Una persona, que haya tenido aproximadamente diez años durante la Primera Guerra Mundial, hoy en día tendría un poco más de cien años. Entonces podemos afirmar que la generación de las guerras ya nos abandonó, y con ella se han ido los relatos vívidos sobre el alto costo que tiene un conflicto mundial. Es nuestra responsabilidad mantener vivo ese amargo recuerdo, para no tener que calcular el real costo de una Tercera Guerra Mundial.

Si quiere conocer más sobre este tema lo invitamos a leer el siguiente artículo.