Las redes sociales y su impacto en los mercados financieros

Las redes sociales y su impacto en los mercados financieros

En la actualidad todo se conoce y se difunde a través de las redes sociales. Muchas personas utilizan estas herramientas para informar. Otras, por el contrario, se dedican a desinformar y a generar rumores que en ocasiones pueden influir en los mercados financieros.

Uno de los casos más populares, se produjo en el 2013 en Estados Unidos. De acuerdo con el diario El País, la cuenta en la red social Twitter de la agencia de noticias Associated Press (AP) fue “hackeada” y quienes accedieron a ella difundieron un mensaje con información falsa sobre Barack Obama, expresidente de los Estados Unidos, quien supuestamente estaba herido luego de unas explosiones en la Casa Blanca.

En tan sólo unos segundos, la calma de un día normal en Wall Street, se convirtió en pánico generalizado: de acuerdo con el diario El Economista,  el Dow Jones (índice industrial) cayó 150 puntos;  el S&P 500 (índice que incluye a las 500 empresas más representativas) tuvo un retroceso similar, mientras que el índice VIX, medidor del riesgo, se disparó 9%. Es decir que los inversionista empezaron a vender sus acciones temiendo que pudieran bajar y perder valor. Además, el dólar cayó significativamente frente al yen.

Todo esto ocurrió en tres minutos: desde el momento en que los hackers publicaron el tweet, hasta el momento en que la agencia AP logró retomar su cuenta y desmentir lo que había ocurrido; sobre todo que el presidente Barack Obama se encontraba bien. En ese momento los mercados se calmaron y volvieron a la normalidad.

Solamente un tweet fue suficiente para generar pánico y caos, que de no haberse aclarado habría generado pérdidas por más de US$130.000 millones a los inversionistas, tal como lo publicó el periódico Time. Eso quiere decir que el rumor que puede generarse en una red social, en este caso en Twitter, es suficiente para desestabilizar al mundo financiero.

Según Irene Aldrige, socia y directora de ABLE Alpha Trading, empresa de tecnología, en una entrevista para el Periódico Time en 2013, una de las razones por las que las noticias que se publican en redes sociales pueden afectar a los mercados financieros puede ser por la actividad de los operadores de alta frecuencia, pues estos compilan una lista de fuentes noticiosas y crean una lista con diferentes palabras como: ataque, terrorista, presidente y, en este caso, al detectar lo que pasó con AP, el sistema pudo haber ordenado vender acciones y esto en cuestión de segundos, generó la crisis.

Este no es el único caso, otro muy famoso se presentó con el Fundador de Apple, Steve Jobs, en el 2008, quien producto de una noticia falsa publicada por iReport, un sitio de CNN en el que los usuarios publican noticias, al parecer había sufrido un ataque cardíaco y se encontraba en peligro de muerte.

Luego del rumor, las acciones de Apple cayeron 10% en la bolsa de valores, en tan sólo diez minutos. Luego, un miembro de Apple confirmó que el rumor no era cierto y la acción recuperó parte de su caída, aunque al final de ese día, cerró con una pérdida de 3%, de acuerdo con el portal CNN Money.

Las redes sociales pueden ser de gran ayuda para diferentes cosas, pero también pueden ser la mayor y más peligrosa fuente de desinformación y, como se puede observar en estos dos casos, estos tienen incidencia directa en los mercados financieros.

Sin embargo, el problema no son las redes sociales y esto no es nuevo; hace más de 70 años ocurrió uno de los casos más famosos en cuanto a falsos rumores se refiere.

De acuerdo con el medio ABC, el 30 de octubre de 1938, Orson Welles puso a temblar a la población de Estados Unidos producto de una supuesta invasión por parte de un ejército de alienígenas. En principio se trataba de una dramatización en radio de la obra la Guerra de los Mundos, de H.G. Wells, pero luego de 59 minutos, el país por poco colapsa.

En un contexto marcado por la Gran Depresión Financiera de 1929, el locutor norteamericano pensó que tal adaptación contada en forma de noticiario de última hora sería la manera adecuada de captar a la audiencia y, pese a que en el comienzo del programa se dijo que era una representación de un libro, los que sintonizaron tarde el programa, creyeron que los alienígenas se tomaban el país.

Según el periódico ABC, se estima que cerca de 12 millones de personas escucharon la transmisión, abandonando sus casas y colapsando carreteras, estaciones de policía y supermercados. Un supuesto rumor, que en realidad era la representación de una obra de ciencia ficción, puso en jaque al gigante del norte.

Aunque lo anterior no tiene que ver propiamente con las redes sociales, es un ejemplo claro de cómo la comunicación, a través de las masas, puede generar impactos, en este caso negativos.

Es importante verificar siempre que la información que se lee en una red social sea confiable para no caer en falsos rumores y entrar en pánico. Esto puede hacer la diferencia entre tomar una decisión acertada en la Bolsa de Valores, por ejemplo, o una equivocada con la que se podría incluso hasta perder dinero.

Recuerde, no confíe en todo lo que ve, no crea en todo lo que escucha y no diga todo lo que sabe. En ocasiones, tomarse una pausa y consultar con diferentes fuentes puede ser la mejor decisión que tome.