Llegue a viejo como lo ha soñado

Llegue a viejo, como lo ha soñado

Camila es una ingeniera industrial que acaba de terminar su carrera profesional. Ella sabe que debe ahorrar un dinero extra para su vejez. Sin embargo, ha decidido terminar de pagar su crédito universitario, antes de empezar a destinar un excedente para su futuro.

Luego de un tiempo, cuando Camila terminó de pagar su crédito, conoció a Ernesto y decidieron casarse, así que una vez más pospuso su ahorro. Luego vino la compra de su primera casa, los gastos de los hijos y, 30 años después, llegando a los 50 años, se percató que no tenía nada extra para su vejez.

Camila se dio cuenta de su error muy tarde: se acercaba la hora de la jubilación o retiro y no tenía recursos suficientes para vivir esa vejez como hubiese querido.

La moraleja de la historia de Camila, es que un tema tan importante como éste, no se debe posponer durante tanto tiempo, porque cuando uno menos piense, el retiro se presentará.

Además, en términos prácticos, probablemente el dinero que se ahorra para la pensión obligatoria no alcanzará para garantizar un retiro cómodo.

Así que tome nota de los siguientes consejos para ahorrar más y así tener un mejor retiro o jubilación.

Expertos coinciden en que el ahorro debe empezar desde temprana edad: una persona debería guardar al menos el 30% de todos sus ingresos, desde los 20 años, para estar tranquilo en el retiro, de acuerdo con artículo de Finanzas Personales.

También hablan sobre la importancia de conocer cuánto tiempo se debe ahorrar; es decir, si la expectativa de vida es de 75 años, y, en promedio, un hombre o una mujer se pensionan entre los 60 y 65 años, se deberá calcular un dinero extra para por lo menos diez o 15 años, respectivamente.

Por último, prepárese para lo inesperado, nadie está exento de tener un accidente o contraer una enfermedad, esto podría afectar la capacidad de ahorro. Así que tener un dinero extra para un par de años más, puede solucionar este tipo de impases.

No espere hasta el final para asegurar su futuro, pues probablemente no le alcanzará el tiempo y tampoco el dinero.