Los grandes errores al momento de invertir en acciones

 

Al invertir en acciones existe siempre una expectativa de rentabilidad y también un riesgo de pérdida. Por tanto, encontrar el equilibrio entre la rentabilidad esperada y el riesgo que se asume, es el mayor reto de todo inversionista.

Ahora bien, muchas veces los riesgos de pérdida de capital aumentan cuando se invierte sin los conocimientos adecuados, con información errónea, sin una estrategia clara y consistente o cuando no se hace un seguimiento oportuno a las inversiones.

Según el portal web Consumer.es, estos son algunos de los errores más comunes a la hora de invertir en acciones:

Pensar que las rentabilidades son a corto plazo: un gran error es pensar que la inversión en acciones es para generar rentabilidades a corto plazo. Dada la amplía fluctuación de sus precios, en el corto plazo se pueden presentar importantes ganancias o pérdidas; por esta razón es que la inversión en acciones debe hacerse con un horizonte de mediano o largo plazo.

Ir en contra de los mercados y sus pronósticos: pensar que, cuando hay una tendencia a la baja en una acción, ésta puede cambiar de un momento a otro y sin justificación. Esto es algo optimista, pero con muy bajas probabilidades. Generalmente, las tendencias tienden a mantenerse y, por tanto, no es necesario ir en contra de ellas sino analizar su continuidad y los factores que podrían generar cambios. Ahora bien, existe también una postura en la que los inversionistas deberían buscar invertir en compañías que están baratas no en aquellas, que producto de la tendencia del mercado, han venido subiendo y pueden estar caras.
Invertir sin entender los riesgos: Como en cualquier otra área de la vida, los riesgos al invertir no se pueden eliminar, pero sí se pueden gestionar o mitigar. Existen estrategias prácticas al momento de invertir, como por ejemplo establecer límites a las pérdidas o precios de salida. En el mercado se conocen como Stop Loss.

Dejarse llevar por las emociones: Las decisiones de inversión están influenciadas no solamente por pensamientos objetivos y racionales, sino también por emociones como la euforia o el pánico. Los factores psicológicos intervienen en las decisiones de inversión haciendo que se cambie sobre la marcha una estrategia o se tomen decisiones de manera apresurada, lo que podría ocasionar pérdidas o limitar las ganancias.

No solicitar la asesoría pertinente: Las inversiones en acciones se realizan a través de Sociedades Comisionistas de Bolsa, que son reguladas y vigiladas por entidades de control. Aquellas sociedades cuentan con profesionales expertos en los mercados financieros, los cuales tienen la obligación de brindar asesoría y acompañar a los clientes, si lo necesitan. Es importante tener en cuenta que algunas comisionistas de bolsa calculan el precio objetivo de las acciones , pero lo verdaderamente importante es importante es asesorarse a través de compañías que realizan estudios y seguimiento detallado a las compañías y que adicional a esto, generan precios objetivo con base en metodologías robustas.