¿Por qué el “efecto Turquía” tiene consecuencias en América Latina?

¿Por qué el “efecto Turquía” tiene consecuencias en América Latina?
¿Por qué el “efecto Turquía” tiene consecuencias en América Latina?

Cuando a finales de agosto de 2018 el Presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció un aumento de los aranceles del aluminio y el acero provenientes de Turquía por desacuerdos con el mandatario turco Recep Erdogan, la lira turca perdió gran valor frente al dólar y con ella otras monedas como el peso argentino e incluso el colombiano. ¿Por qué este incidente de una economía tan alejada geográficamente de Latinoamérica tiene repercusiones para los países de la región? Aquí le contamos.

India, Sudáfrica, México y Brasil son algunos de los países afectados, pero sin duda el que más sintió el “efecto turco” fue Argentina. Esto debido a que todos comparten el título de “economías emergentes” o “en desarrollo”, explica el medio informativo mundial BBC Mundo, y cuando una cae todas se ven afectadas en alguna medida. Pero ¿por qué esto tiene que ser así?

Principalmente, señala la BBC Mundo, los inversionistas se desplazaron de los países emergentes hacia Estados Unidos y Europa en busca de más seguridad ante momentos de tensión financiera y política, como el incidente entre Trump y Erdogan en agosto de 2018.

Luego de este episodio, la lira turca se devaluó gravemente frente al dólar, al igual que el peso argentino que perdió valor casi en un 9%, llegando al simbólico “30 pesos por dólar”, su valor más bajo en décadas.

Aunque se debe aclarar que el panorama internacional no es el único factor que afectó la dramática devaluación del peso argentino. Esta economía fue la segunda más afectada luego de Turquía porque “el efecto Turquía” ocurrió en un momento de particular fragilidad económica para el país del sur de América.

Desde el 2015 Argentina enfrenta graves problemas de inflación, déficit fiscal y poco crecimiento económico. Incluso en mayo de 2018, el Gobierno de este país tuvo que acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI) para pedir un rescate de US$50.000 millones, porque se declaró corto de financiamiento.

En el caso de Colombia, la caída de la lira turca provocó un alza de 150 pesos por dólar en el país en la semana del incidente, pero los analistas coinciden en que el desplome de Turquía no tuvo tanto impacto aquí pues, aunque los inversionistas por instinto salen de los mercados emergentes apenas se vislumbra una crisis en alguno de ellos, es solo un efecto a corto plazo si la economía no se presenta inestable, como es el caso de Colombia.

Los expertos sostienen que la devaluación colombiana fue más una reacción al fuerte movimiento del dólar a nivel mundial, y lo de Turquía, solo un recordatorio de lo que le pasa a países con economías en desarrollo, muy dependientes de su entorno.