Tendencias de la vivienda en Colombia

Los precios de la vivienda han registrado un menor ritmo de crecimiento durante los últimos meses en las principales ciudades del país.

Así los refleja el Índice de Precios de la Vivienda Nueva del Banco de la República*. Este indicador alcanzó en agosto de 2015 su máximo nivel (160,8%), mientras que entre los años 2016 y 2017 se ha mantenido en un rango de entre 155% y 160%.

El indicador del Banco Central mide la evolución mensual de los precios de la vivienda nueva en las tres principales ciudades de Colombia: Bogotá, Medellín, Cali y los municipios aledaños de Bogotá (Chía, Cota, Cajicá, Tabio, Tenjo, La Calera, Sopó, Guaymaral, Funza, Madrid, Mosquera, Facatativá, Soacha y Ciudad verde).

Así pues, el sector inmobiliario continúa siendo atractivo para los inversionistas colombianos.

En este sentido, Alberto Isaza, Gerente de Galería Inmobiliaria, espera un mejor desempeño del sector en la segunda mitad de 2017 con respecto al mismo período de 2016. Esto significaría una recuperación respecto a los bajos resultados que se registraron el año anterior. El empresario destaca que las posibles reducciones en la tasas de interés por parte del Banco de la República, podrían contribuir para que el sector inmobiliario obtenga mejores resultados en los próximos meses.

Precisamente, en un informe de la Revista Gerente sobre perspectivas del sector inmobiliario, María Clara Luque, Presidenta de la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), destacó que durante 2016 el crecimiento en el sector inmobiliario se dio a pesar de fuertes ajustes en variables de gran impacto. Una de ellas, es el PIB del país (que se ha desacelerado en el último año) y la inflación, que sobrepasó el límite estimado por el Banco de la República, lo cual llevó a fuertes incrementos en las tasas de interés.

“Se espera que para el año 2017 estas variables tiendan a normalizarse, lo que impulsaría aún más el mercado de venta de inmuebles y el mercado inmobiliario en general”, concluyó Luque.

El informe también destacó que el crecimiento de actividad edificadora podría estar en niveles superiores al 4,4% para 2017 donde la reactivación del segmento de vivienda de interés prioritario (VIP) y la segunda fase del programa de vivienda gratuita, tendrán un aporte relevante, según Camacol .

“La ejecución de la política de vivienda del Gobierno Nacional será un factor determinante para lograr ese desempeño, puesto que los retos de 2016 en materia de tasas de interés, inflación, y otros factores, como el ciclo de gobierno a nivel municipal, marcaron un entorno de menor confianza en la inversión de los hogares en vivienda, y dificultades en el licenciamiento de proyectos, factores que impactarán en el valor agregado del sector para el próximo año”, expone Sandra Forero, presidenta de Camacol.

Recuperación en la construcción de vivienda en el país

A finales de abril, el DANE reveló un aumento del 12,9% en el área aprobada para construcción de vivienda, según el informe de licencias de construcción.

En el informe también es relevante el crecimiento de los indicadores para la construcción de vivienda de clase media.

Durante febrero se licenciaron 1,5 millones de metros cuadrados para la edificación de casas y apartamentos, de los cuales el 76% corresponde a proyectos en los estratos medio-bajos, medio y bajo.

Estos resultados fueron percibidos como una señal positiva para el sector inmobiliario en el país. Así lo reveló un artículo que publicó el Diario Portafolio en el que consultó a diversos agentes del sector sobre el comportamiento de estos indicadores.

“El gerente del Grupo Oikos, Luis Aurelio Díaz, le atribuye la situación a que el año pasado, con el cambio de alcaldías, se generó un represamiento de las licencias que este año se ha revertido. Y aunque el directivo prevé que el cierre del primer semestre será de cifras positivas, el mayor impacto se verá a largo plazo”, reseña la nota.

Al respecto, agrega el artículo, Andrés Arango, socio director de la constructora Urbanum, considera que el caso de la Vivienda de Interés Social (VIS) es entendible porque venía de años históricos de cifras al alza. “Ahora, simplemente se está ajustando”.