Tendencias de la vivienda en Medellín

Tendencia de la vivienda en Medellín

La regional en Antioquia de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) destacó que los precios de la vivienda nueva en Medellín y el área metropolitana se incrementaron 12% durante el año 2016 y espera mantengan esa tendencia en 2017.

Alberto Isaza, Gerente de Galeria Inmobiliaria de Medellín, destaca que los precios en la capital antioqueña presentan tasas de crecimiento por encima de Bogotá y del promedio del país.

Además del mayor valor de la tierra y los mayores costos en la construcción por cambios a la normatividad, también sobresale el alto nivel de ventas de vivienda nueva que se ha observado en los últimos meses.

“En Medellín se vende más por el desarrollo que ha tenido la ciudad en los últimos años, generando que personas que vivían a las afueras de la ciudad opten por adquirir su casa o apartamento en la zona urbana y así poder estar más cerca de su trabajo”, resaltó Isaza.

Adicionalmente, el gerente de Galería Inmobiliaria advierte que hay mayor capacidad de adquirir vivienda en Medellín, gracias al empleo generado por los proyectos de las vías 4G y por el incremento en la tasa de cambio. Lo anterior si se tiene en cuenta que una parte importante de los ingresos en esta zona del país provienen de exportaciones.

Cinco razones para explicar el aumento de precios

En un artículo de El Colombiano de Medellín, se destacaron cinco factores que explican la tendencia alcista de los precios. A continuación se presenta un resumen de los factores analizados por el medio de comunicación.

a) Pago de obligaciones urbanísticas
Según estimaciones de la Lonja de Medellín por cada $10 pesos que invierte un constructor en una obra, se pagan $5 en obligaciones urbanísticas.

b) Insumos importados
Una mayor tasa de cambio encarece los materiales importados para las construcciones, especialmente para proyectos en viviendas de estrato alto.

c) Costos de la tierra
Cada vez es más difícil para los constructores encontrar lotes urbanizables en Medellín y el área metropolitana. Antes se estimaba que el costo de la tierra representaba el 8% del valor del proyecto, pero hoy alcanza el 15 %, de acuerdo con el diario El Colombiano.

d) Cambios en la normatividad
La edificación de vivienda cada vez tiene más exigencias, cargas y obligaciones que generan mayores costos para los constructores y, en definitiva, estos costos se trasladan a los compradores.

e) Tasas de interés
Las tasas de interés afectan siempre en mayor o menor medida a todos los sectores de la economía y el inmobiliario no es la excepción. Ahora bien, la vivienda es una necesidad vital para las familias, por lo cual siempre existirá “demanda” en este mercado.

Edwin Chirivi, jefe de investigaciones económicas de Camacol Nacional indicó que la vivienda seguirá siendo un activo de inversión para las familias.

Se espera que las ayudas del gobierno tengan un efecto positivo para la vivienda de clase media y para los de clase baja. Existe una proyección de que entre el 20 % y el 25 % de los inmuebles entran al mercado de arrendamiento. “El hecho de que se mantengan en estos niveles es porque los ingresos de las familias, la capacidad de endeudamiento y las perspectivas de deuda no les permiten que puedan comprar a los precios actuales”, añadió Chirivi.

Consulte el informe completo del diario El Colombiano aquí:

Conozca sobre la tendencia de vivienda en Bogotá.