Opciones de crédito y financiamiento para educación

Para nadie es un secreto que estudiar en una universidad privada en Colombia no está al alcance de todos los bolsillos. Pero esto no debe ser un obstáculo para mejorar su educación ya que existen en el mercado diferentes opciones de crédito y productos de ahorro para que el dinero no sea un impedimento para realizar los estudios que siempre ha deseado. Conozca esas opciones aquí. Por ejemplo, un semestre de un programa de pregrado en la facultad de Ingeniería de la Universidad de los Andes, catalogada como la mejor institución de educación superior del país en diferentes rankings, tiene un costo aproximado de $16 millones de pesos. Cursar uno de los programas en Administración de Negocios (MBA) tiene en la actualidad un costo de $40 millones de pesos. Sumas difíciles de tener para la mayoría de los colombianos. Debido a esta problemática y como política pública de fomento a la educación, el Estado tiene programas específicos para la financiación de programas educativos. Estos son los créditos del ICETEX, la entidad del Estado que promueve el acceso a la educación superior a través del otorgamiento de créditos educativos dirigidos a la población con menores posibilidades económicas y buen desempeño académico. Estos créditos están destinados especialmente para programas de pregrado y su otorgamiento dependerá en gran medida del desempeño académico del estudiante, como explica el Ministerio de Educación en su página web. Otra opción de financiamiento público para educación es el programa “Ser Pilo Paga” que subsidia los estudios de pregrado de estudiantes con excelente desempeño escolar pero con pocos recursos. Esta ayuda está específicamente dirigida a los estudiantes que finalizan secundaria con las mejores calificaciones y de estratos 1 y 2. Es decir, un puntaje superior a 318 en la prueba Saber y además, deben estar registrado en el Sisben. Para estudios de postgrado, el Estado ofrece opciones de crédito con el ICETEX y Colfuturo, una entidad mixta que otorga créditos que pueden ser condonaos hasta en un 70% a profesionales colombianos con excelente desempeño académico y laboral, pero estos estudios deben ser cursados en el exterior. Por otro lado, la banca privada ofrece también productos de crédito para educación dirigidos a un público más amplio que necesite financiación para sus estudios de pregrado y posgrado o el de sus familiares. Un ejemplo de estos productos es el crédito de educación fijo que tiene una tasa de interés estable durante todo el tiempo de pago de la obligación. En este tipo de créditos por lo general el desembolso del dinero se realiza directamente a la institución educativa beneficiaria que debe ser avalada por el Ministerio de Educación. Otra opción de financiamiento educativo que ofrecen la mayoría de bancos es para clientes antiguos que ya tienen un crédito hipotecario o leasing habitacional. Estas entidades también ofrecen la opción de respaldar el crédito a través de una hipoteca. Lo anterior son ejemplos de las diferentes alternativas que ofrece el mercado financiero para personas interesadas en mejorar su nivel educativo. Para información más específica lo mejor es que se busque asesoría en las diferentes entidades que ofrecen este tipo de productos. Pero no hay duda de que existen diferentes opciones de financiación, por lo que el dinero no puede ser una excusa para no invertir en su formación y la de su familia. Como dijo el célebre líder sudafricano Nelson Mandela “La educación es el pasaporte para el futuro, porque el mañana pertenece a la gente que se prepara hoy. Sea uno de ellos.

Indique el motivo de su respuesta:

No entendí el contenido.
No estoy de acuerdo con la información brindad.