Perspectivas y oportunidades después de la crisis

Perspectivas y oportunidades después de la crisis
Perspectivas y oportunidades después de la crisis

El coronavirus ha provocado una emergencia sanitaria, económica y social que ha afectado mundialmente la economía de los países, el funcionamiento de las empresas y el relacionamiento social como lo conocíamos. Sin embargo, después de la tormenta siempre sale el sol, y esta crisis no es la excepción.

Si bien el virus ha tenido impactos importantes en la sociedad, no todos han sido negativos, pues también nos deja lecciones y oportunidades para el futuro. En primer lugar, la llegada del COVID-19 puso a prueba nuestra empatía, que parece haberse fortalecido con la emergencia. Sin duda alguna, la cooperación ciudadana para frenar la propagación del virus, los esfuerzos por ayudar a los demás y proteger a la población más vulnerable han sido sin precedentes y demuestran una mayor conciencia social.

Adicionalmente, el distanciamiento físico ha dado pie a la transición hacia un mundo más digitalizado que abre posibilidades en diversos ámbitos gracias a la adopción de nuevas tecnologías. Por ejemplo, la forma en la que nos educamos, trabajamos, compramos y demás se han adaptado a esta nueva realidad, mostrando que es probable que después de esta crisis el comportamiento del consumidor y las dinámicas escolares y laborales cambien.

Sumado a esto, en cuanto a lo ambiental, el planeta ha tenido un respiro: los ecosistemas han mejorado considerablemente, la calidad del aire en muchos lugares es más limpia y los mares están menos contaminados. Estas situaciones han visibilizado problemáticas ambientales y de salud pública que nos invitan a reflexionar como consumidores e inversionistas.

A raíz de lo anterior, uno de los resultados de esta crisis podría verse reflejado en las tendencias de inversión, ya que cada día los inversionistas se preocupan más por el impacto que tienen sus inversiones en el mundo. La economía se está moviendo hacia inversiones con criterios ASG (Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo) demostrando que las empresas responsables cada día se valoran más y este movimiento parece fortalecerse.

Finalmente, cabe resaltar que la economía es cíclica, es decir, los periodos de crecimiento y expansión van seguidos de uno de contracción y así sucesivamente. De esta forma, después de esta emergencia sanitaria se puede esperar un periodo de bonanza en el cual el consumo se reactiva, las oportunidades de inversión afloran y el empleo aumenta. Esperamos que la crisis pronto pase y estaremos ante un mundo más unido, más digitalizado y más consciente.

Lo invitamos a leer el artículo “Banco de la República toma medidas para dar liquidez a los mercados financieros