A pesar del COVID-19 llegan buenas noticias para la economía del país a través del PMI

A pesar del COVID-19 llegan buenas noticias para la economía del país a través del PMI
A pesar del COVID-19 llegan buenas noticias para la economía del país a través del PMI

El índice PMI mide el comportamiento del sector industrial mes a mes. Sus resultados son un reflejo del estado de la economía local. Si el índice supera los 50 puntos significa que hubo una expansión en dicho sector, mientras que, si es inferior a ese número, indica que hubo una contracción.

Como es sabido, el COVID-19 causó profundos estragos en la economía de Colombia y el mundo. Esto se vio especialmente reflejado en los meses de abril y mayo, cuando el índice PMI de nuestro país fue de 27,6 y 37,2 puntos respectivamente, las cifras más bajas registradas desde que se realiza el PMI. La cuarentena y la interrupción de gran parte de las actividades económicas tuvieron una fuerte repercusión en el sector industrial.

A finales de abril empezaron a reactivarse paulatinamente algunos sectores y en mayo y junio continuó la apertura gradual. Gracias a esto, llegaron buenas noticias: el índice PMI del mes de junio se situó en 54,7, la cifra más alta desde mayo de 2011.

El sector industrial presentó un importante repunte en cuanto a la producción y a los nuevos trabajos. Así mismo, hubo un alza en la actividad de compras, lo que significó un avance para estabilizar el empleo. Este último ítem presentó una caída apenas marginal, un resultado positivo teniendo en cuenta las fuertes caídas en los puestos de trabajo de abril y mayo.

Si bien la mayoría fueron buenas noticias, hubo ciertos lunares. A algunas empresas les costó retomar la producción debido a la menor capacidad y a los problemas para abastecerse de materias primas. Esto derivó en un incremento de los pedidos atrasados.

Si bien las empresas aumentaron la compra de insumos, las existencias tardaron en llegar. Los proveedores enfrentaron restricciones de desplazamiento y mayores controles en carreteras y puertos, haciendo que los insumos aumentaran de precio. Esto, sumado a que los costos de importación subieron, hizo que los precios finales de los productos tuvieran el mismo comportamiento ascendente.

En síntesis, a pesar de que aún hay aspectos que pueden mejorar, los resultados son satisfactorios y demuestran que la economía podría haber superado su peor momento. La confianza de los industriales llegó a su nivel más alto en cuatro meses y se espera que haya un crecimiento en su producción, jalonado por una recuperación en las ventas.

Lo invitamos a leer el artículo “Medidas económicas para tener una rápida recuperación tras la pandemia