Aplanar la curva, una tarea indispensable para alcanzar la última fase de mitigación

Aplanar la curva, una tarea indispensable para alcanzar la última fase de mitigación
Aplanar la curva, una tarea indispensable para alcanzar la última fase de mitigación

En diciembre de 2019 se identificó el primer brote de COVID-19, una enfermedad altamente contagiosa sobre la que se habla a diario en los diferentes medios de comunicación. Este primer caso se presentó en la ciudad de Wuhan, en China.

Posteriormente, se empezaron a conocer brotes en otros países de Asia y Europa. Después el virus llegó a las naciones de América Latina. Términos como “distanciamiento social” o “aplanar la curva” se volvieron de uso común. Le contamos cuáles son las fases para la mitigación del COVID-19 y qué significa aplanar la curva.

Las fases para mitigar el COVID-19

● Preparación: En esta fase, los gobiernos empiezan a reforzar el sistema de salud y a tomar medidas de prevención. Una vez se confirma el primer caso, se pasa a la siguiente fase.
● Contención: Se toman medidas para evitar que las personas que lleguen del exterior y tengan el virus se relacionen con otros ciudadanos para evitar la propagación.
● Mitigación: En esta etapa se extreman las medidas de control y vigilancia pues ya hay contagio comunitario. La atención se dirige hacia la población en general, no solo a las personas identificadas con el virus.
● Postpandémica: En este momento los casos han logrado disminuir y si bien aún hay pacientes con el virus, las posibilidades de contagio decrecen.

La importancia de aplanar la curva

Aplanar la curva significa ralentizar la propagación del virus para que el número de casos se distribuya a través del tiempo. Esto evita que se desborden los servicios de salud. Cuando la curva es pronunciada, significa que hubo un crecimiento rápido en el número de casos. Esto puede incidir en la tasa de letalidad, pues si el sistema de salud no cuenta con el personal ni los equipos suficientes para atender a la población infectada, el número de muertes puede aumentar.

En Italia, por ejemplo, el primer caso fue identificado el 31 de enero de 2020. Para el 9 de marzo había más de 9 mil casos, es decir, un promedio de 230 nuevos infectados al día. Esta curva fue pronunciada debido a su rápido crecimiento, haciendo que los servicios de salud colapsaran y no se pudiera atender de manera adecuada a todos los enfermos.

De acuerdo con un artículo de la revista Semana, hasta la fecha las medidas tomadas en nuestro país han tenido resultados positivos para lograr aplanar la curva. Colombia ha mostrado mejores resultados que países como Brasil, China, Ecuador, Italia y España, entre otros. Sin embargo, cabe advertir que la tarea aún no está terminada. El Gobierno está trabajando para aumentar el número de pruebas de COVID-19. El acatamiento de las medidas establecidas por parte de los ciudadanos será un factor diferencial para evitar tener una curva pronunciada.

También es importante utilizar el tapabocas al salir de casa y mantenerlo en todo momento, de manera que cubra boca y nariz. Así mismo, es esencial evitar tocarse la cara mientras se está en sitios públicos y desinfectar la ropa y el calzado al llegar al hogar. Más allá de las medidas del Gobierno, el autocuidado y el seguimiento de las recomendaciones realizadas por los entes de control contribuirán a que sean menos las personas contagiadas.