Avances en ciberseguridad en Colombia

En Colombia, ir a un banco a realizar cualquier operación financiera ha comenzado gradualmente a ser asunto del pasado, debido a la transformación digital que vive el país y que trae consigo grandes retos como el de garantizar la seguridad total de estas operaciones, ya que el tema de la seguridad es la gran preocupación de los usuarios.
¿Cuáles son los grandes retos en materia de ciberseguridad para la banca colombiana? Aquí le contamos.

Un informe de agosto de 2018 de la Asobancaria sobre el tema, reveló que 9 de cada 10 colombianos se preocupan por el almacenamiento en línea de su información financiera y 8 consideran la filtración de datos una práctica común. Esto demuestra que todavía hay gran desconfianza de las personas hacia la banca digital.

Al respecto se debe decir que las entidades financieras trabajan constantemente por mejorar las tecnologías y sistemas de seguridad de sus servicios, lo que se puede constatar con desarrollos como la biometría, que son los sistemas de identificación a través de características muy personales y difíciles de suplantar como el reconocimiento de voz, las huellas dactilares, reconocimiento facial, entre otras.

El sistema biométrico de seguridad es algo ya familiar para todos, gracias, por ejemplo, al uso de los lectores de huellas dactilares en los teléfonos inteligentes que se ha popularizado a lo largo de los últimos cinco años.

Ahora esta tecnología está mirando más allá de las huellas dactilares, hacia la comprobación de identidad mediante el iris o patrones de las venas, e incluso características únicas en cuanto a la forma en que una persona escribe sobre un teclado o mueve el mouse. Esto es “biometría del comportamiento”, un enfoque innovador de la autenticación biométrica que se basa en la creación de un perfil único para cada cliente y que las entidades financieras colombianas están empezando a desarrollar.

Paralelo al esfuerzo de los privados en materia de ciberseguridad, el Estado ha realizado esfuerzos importantes para combatir el “cibercrimen”. El avance más reciente de política pública para impulsar la cooperación, colaboración y asistencia en materia de seguridad digital, a nivel nacional e internacional, fue la adhesión de Colombia al “Convenio de Budapest”, según información de la Asobancaria.

“El Convenio de Budapest” es un instrumento internacional que busca homogeneizar la manera en que los diversos países contratantes abordan y definen la “cibercriminalidad”, por lo que la adhesión de Colombia supone un importante progreso regulatorio en varias direcciones para facilitar la judicialización del cibercrimen y crímenes conexos.

Lo anterior comprueba que en el país el tema de la ciberseguridad está sobre la mesa y tanto el sector público como el privado están haciendo esfuerzos por garantizar sistemas de transacciones digitales más robustos, que hagan crecer la confianza de los usuarios en la banca digital.

Si le gustó este artículo lo invitamos a leer: “Ventajas de utilizar los canales digitales de su banco”.