¿Conflicto internacional afecta los mercados?

afecta los conflictos internacionales los mercados

Los mercados financieros, y el comercio internacional son complejos y dinámicos. Al fin y al cabo, muestran de manera resumida el total de las interacciones que los ciudadanos llevan día a día con sus contrapartes. Es normal que los corredores de bolsa revisen todas las mañanas diferentes estudios de economía y finanzas, pero que también estén atentos a sucesos políticos y sociales.

Dentro de las diferentes variables que pueden afectar fuertemente el comercio y las finanzas internacionales, está la declaración de una guerra, o las expectativas sobre que ocurra una. Durante las guerras de Afganistán en los años 70, los exportadores, industriales y financieros vivían pegados a las pantallas de los noticieros, para pronosticar qué pasaría con los precios del petróleo. Y, durante los angustiosos momentos de la Guerra Fría, los comerciantes de monedas extranjeras enloquecían comprando y vendiendo dólares norteamericanos.

Para poner un caso más reciente, Reuters, el medio de comunicación especializado en finanzas, ha seguido de cerca las implicaciones de la guerra en Siria, y las tensiones diplomáticas entre China y los Estados Unidos. Sus conclusiones son claras. Los días en que los mercados más temían que Estados Unidos decidiera poner tropas en los suelos de Siria, o que empeorarán las relaciones con China, monedas como el dólar norteamericano y el rublo ruso descendían significativamente. De la misma forma, cada vez que se preveía algún impase en la arena diplomática internacional, las monedas fuertes (dentro de las que están el franco suizo, la libra esterlina y el oro) se valorizaban rápidamente frente a otras divisas.

El patrón es claro, y la explicación aún más. Un percance diplomático, o una eventual guerra genera demasiado riesgo e incertidumbre para los negocios y la estabilidad económica de las naciones, por lo que los mercados financieros comienzan a reaccionar incluso antes de que los eventos ocurran, sólo frente a la simple posibilidad de que pudieran suceder estos eventos.