Comprar segunda vivienda: Inversión o gasto

comprar segunda vivienda, inversión o gasto

Cuando usted toma la decisión de comprar una segunda vivienda, debe tener claro cuál será el propósito de ésta. Por ejemplo, Ernesto decidió comprar una casa en Anapoima, Cundinamarca, para descansar en vacaciones y para alquilarla el resto del año. Es decir, la tendría para ocio y también como modo de inversión.

La casa que compró Ernesto era antigua, pero cómoda y confortable. El viaje continuo era indispensable para mantenerla arreglada y en buena forma, pues por la antigüedad de la casa era necesario revisar que todo estuviera bien.

La casa no tenía piscina, pero sí tenía un patio bastante amplio con un palo de mango en el centro que permitía descansar plácidamente en una hamaca.

Los primeros años, y producto de la novedad, Ernesto viajó de manera rigurosa todos los puentes festivos y el resto del tiempo la alquilaba para que otras personas pudieran disfrutarla y no se mantuviera sola y, además, le quedara un excedente.

Sin embargo, luego de un tiempo Ernesto dejó de ir. Él sabía que el tráfico era complicado, pero jamás imaginó que los trancones saliendo de Bogotá, por la calle 13, lo hicieran demorar varias horas en el recorrido.

La finca empezó a tener menor ocupación. Al parecer a muchas personas, al igual que a Ernesto, les pareció demasiado tedioso salir de la ciudad; el desplazamiento hasta Anapoima podía tardar entre tres y cuatro horas, cuando normalmente se llegaría en dos horas.

En este punto los costos de mantenimiento y traslados resultaron mayores a lo que había presupuestado y hoy, más que una buena inversión, parece una carga de la que le gustaría deshacerse.

¿Cuál fue el error de Ernesto?

El primer error que cometió Ernesto fue no tener en cuenta que el tiempo desde Bogotá a la nueva vivienda podía variar producto de temas imponderables como el tráfico.

Es importante que antes de comprar la vivienda se tenga en cuenta este factor, pues los viajes se podrían volver eternos y ni Ernesto, ni los posibles visitantes, quieren que un paseo de fin de semana se desaproveche estando en un carro.

El segundo error es que no calculó los sobrecostos que se tenían que asumir para hacerle reparaciones a la vivienda. Ya que si no se hacen los ajustes adecuados, el inmueble se puede deteriorar rápidamente, perdiendo valor comercial para una futura venta.

Otro error a la hora de comprar un inmueble, el cual se quiere poner a producir por medio de un arriendo, es que no posea las características clave de la zona en la que está ubicado. Un ejemplo de ello es comprar una casa o finca en Anapoima sin piscina, teniendo en cuenta que hace mucho calor. Esto podría hacer que su vivienda sea, tal vez, menos atractiva para los turistas o para las personas que quieran alquilar la casa para descansar un fin de semana o en vacaciones.

Ahora bien, no contemplar estos errores a la hora de adquirir una nueva vivienda puede generarle más dolores de cabeza, que buenos momentos. Por eso, antes de comprar una nueva casa, ya sea para disfrutarla o para obtener una rentabilidad, recuerde todo lo mencionado, esto podría darle un panorama para saber si está tomando la decisión correcta.

Si quiere más detalles sobre inversión o ahorro, lo invitamos a realizar el siguiente curso