¿Cuándo un país entra en recesión?

Cualquier libro de economía define que una recesión económica es la disminución del Producto Interno Bruto (PIB) de un país durante dos trimestres consecutivos , es decir la reducción en la producción y consumo de bienes y servicios ¿Pero qué implicaciones tiene este fenómeno macroeconómico en las finanzas personales de cualquier ciudadano?

Para empezar, la disminución del PIB de un país significa que la producción y consumo de bienes y servicios decrece por la paralización de la actividad empresarial y el consumo y el aumento del desempleo.

Este espiral descendente de la actividad económica se produce por fenómenos interrelacionados: al caer el consumo, cae la producción; las empresas por lo tanto al no tener las mismas ventas, deben despedir trabajadores y así crece la cifra de personas desempleadas.

Un gran número de población desempleada conlleva a que los hogares no tengan ingresos para gastar, y aún las personas con ingresos, presos del temor por su futuro económico, gastan sólo en lo necesario. Es así que la sociedad ya no consume, y al disminuirse el consumo, las empresas se quedan con un inventario que nadie compra, llevando inclusive al cierre de muchas industrias.

Además, estas personas desempleadas no podrán pagar sus créditos y los demás no querrán tomar nuevos créditos por temor al futuro, por lo que el sector financiero podría sufrir graves consecuencias también.

El famoso economista John Keynes dijo que una recesión económica se produce cuando las familias y empresarios pierden la confianza en el sistema y dejan de invertir, queriendo acumular efectivo o liquidez. Cuando una persona decide hacer esto, no ocurre nada, pero si todo el mundo quiere acumular efectivo, disminuye el gasto general y por lo tanto los ingresos. Esto se traduce en quiebra de empresas, tiendas vacías y disminución del crédito entregado por los bancos.

Sí la dinámica económica de un país se desenvuelve así durante casi un año, es claro que se encuentra en recesión, y si se prolonga por más tiempo pasa a ser una depresión económica: parálisis total de la actividad económica del país.

Muchas son las causas que pueden llevar a que se viva un proceso de recesión económica. No obstante, los expertos coinciden en subrayar que entre las más frecuentes están: las malas decisiones en la política monetaria llevada a cabo por los dirigentes de las entidades y administraciones públicas, la sobreproducción de bienes o la nula existencia de innovación en el proceso productivo.También se puede atribuir, a la presencia de crisis financieras y a los conflictos bélicos.

Lo habitual es que la recesión se produzca de manera paulatina y que pueda anticiparse a partir del seguimiento de los índices económicos . Y cuando la economía llega a su punto de actividad más bajo, viene la reactivación, pues se considera que estos procesos son cíclicos. Sin embargo, estar atento a los síntomas de una recesión le permitirá tomar precauciones para atravesar este periodo de “vacas flacas”.