Diferencias entre FICs abiertos y cerrados

Los FICS o Fondos de Inversión Colectiva son vehículos de ahorro e inversión a través de los cuales se invierten recursos de varias personas en un portafolio común, con el fin de acceder a inversiones a las cuales no se podría participar individualmente por los altos montos que requieren, explica la Asociación de Fiduciarias de Colombia en su página web.

Los fondos de inversión colectiva más comunes se utilizan para invertir en acciones, deuda pública e inmuebles, como comprar un centro comercial completo, que difícilmente podría ser adquirido por un solo individuo. Los resultados que tienen estos fondos son distribuidos, dependiendo de su reglamento, pero por lo general se reparten entre los participantes según su monto de inversión.

Al finalizar el 2016, los activos de los FICs sumaban $65 billones, con un crecimiento de capital del 17% comparado con el año anterior, según cifras de la Superintendencia Financiera, entidad encargada de vigilar las instituciones que administran este tipo de inversiones.

Ahora si usted está interesado en esta alternativa de inversión debe tener en cuenta que existen diferentes tipos de FICs, con características y condiciones particulares, como por ejemplo los fondos abiertos y cerrados.

Los FICS abiertos, en su mayoría, son aquellos en que los inversionistas pueden solicitarle a la sociedad administradora que retire su participación en el fondo en cualquier momento sin ninguna penalidad o multa, ya que en el reglamento del fondo se acordó un plazo de permanencia mínimo para la rendición de participaciones. Pero debe tener en cuenta que en este tipo de fondos los derechos de participación no pueden ser negociados. Los fondos abiertos suelen tener, en el largo plazo, rendimientos más bajos por el privilegio de retiro en cualquier momento frente a los fondos cerrados.

Por el contrario, los FICs cerrados son aquellos en los que en su reglamento se ha estipulado que los inversionistas solo pueden solicitarle a la sociedad administradora que les redima su participación cuando se cumpla el plazo previsto para la duración del fondo o en los plazos de rendición parcial y anticipada que se han determinado en el reglamento.

Además, en los FICs cerrados los derechos de participación de los inversionistas tienen la calidad de valores y por lo tanto pueden ser negociados libremente en la bolsa de valores, aunque es necesario que el reglamento lo establezca y que estos valores sean inscritos en el Registro Nacional de Valores y Emisores (RNVE), explica la Superintendencia Financiera.

Otras características importantes al escoger un fondo de inversión colectiva, además del tipo de fondo, son la política de inversión de este y su perfil de riesgo, ya que estas características determinarán las condiciones de la inversión y por tanto de la rentabilidad de esta.

Pero no olvide que lo mejor es que se asesore con un experto antes de decidirse a hacer una inversión en un fondo colectivo u otro tipo de inversión. Las entidades autorizadas para administrar FICs son las sociedades fiduciarias, los comisionistas de bolsa y las sociedades administradoras de inversión que deben estar bajo la vigilancia de la Superintendencia Financiera.

Para complementar esta información consulte la infografía: