Errores por los cuales los colombianos malgastan el dinero

La Estrategia Nacional para la Educación Económica y Financiera de Colombia (ENEEF), presentó el pasado junio los resultados de un diagnóstico sobre las capacidades financieras de los adultos en Colombia, que reveló los principales errores al manejar el dinero y que perjudican su vida financiera.
De acuerdo con el estudio, el cual además recopila las investigaciones más recientes, una del Banco Mundial y otra, del Banco de Desarrollo de América Latina; los colombianos respecto al manejo de su situación económica cometen estos errores básicos:

-Poco control de gastos: el 94% de los colombianos informó que planificaba su presupuesto, pero solo el 23% sabía exactamente cuándo había gastado la semana anterior.

-Falta de previsión: solo el 41% de los entrevistados tiene previsto como pagará sus gastos durante la vejez y apenas 1 de cada 5 adultos podría afrontar imprevistos.

-Poca educación financiera: según el diagnóstico, los colombianos obtuvieron altas puntuaciones en el conocimiento de conceptos económicos y financieros sencillos, pero pocos conocen conceptos que les permiten tomar mejores decisiones financieras como, por ejemplo diferenciar entre una tasa de interés simple o compuesto.

-Falta de planificación para el futuro: el estudio muestra que en Colombia la gente tiene una alta orientación al presente sin pensar en el futuro. Es común decir “prefiero gastar dinero que ahorrar para el futuro”.
Para finalizar el informe aconseja que lo primordial para corregir estos errores es comenzar a adoptar los hábitos financieros correctos, entre los que se destacan:

-Hacer un presupuesto: esto es tener la relación clara de cuánto dinero se recibe y cuánto se gasta con el fin de tener un mayor control sobre la administración de este. Es útil clasificar los gastos en ítems como educación, vivienda, diversión y transporte, entre otros.

-Aprender a decir ‘NO’: muchas veces, una salida ocasional, un cumpleaños o una celebración social representan una cuota monetaria con la que no se contaba dentro del presupuesto mensual, semanal o diario. Si no se puede asumir dicho gasto es mejor decir no antes que afectar el bolsillo.

-Planificar: es importante identificar ingresos y gastos que se aproximan, como primas laborales, pagos de estudio o la jubilación con el fin de establecer un plan financiero para cubrir estos sucesos.

-Adquirir educación financiera: capacitarse para tener un mejor manejo del dinero y de sus productos financieros es una estrategia muy oportuna para tener mayor control sobre su vida financiera.