La opción de invertir en finca raíz

Finca raíz, una buena idea de inversión
Finca raíz, una buena idea de inversión

Una de las lecciones más importantes para una buena gestión de sus finanzas personales, es tener un plan de inversión para el futuro. Para lograrlo, así como en la vida, hay que ir paso a paso.

Todo comienza con programar un ahorro mensual. Es importante guardar dinero de manera planificada y no con lo que le sobra del mes. Lo primero que debería hacer es determinar un porcentaje de sus ingresos para ahorro (puede empezar con algo sencillo como un 5%) y con lo que queda haga un presupuesto para sus gastos.

Ahora bien, una vez tenga su plan de ahorro elaborado se podría decir que aún le falta la mitad de camino. Guardar el dinero “debajo del colchón” no será la mejor de las ideas, ya que se estará perdiendo la oportunidad de ponerlo a producir o a rentar.

Por lo anterior, hay que decidir en qué va a invertir esos ahorros, para lo cual hay que ser precavidos, ya que existen diferentes productos de inversión, los cuales se ajustan a diferentes tipos de necesidades y expectativas.

Sin embargo, una buena idea para invertir podrían ser los proyectos de construcción o finca raíz, un sector que ofrece diferentes opciones de inversión.

La primera opción es comprar alguna propiedad ya construida y ofrecerla en arriendo, o comprar derechos en algún proyecto de construcción que se esté desarrollando (generalmente a través de derechos fiduciarios).

A pesar de que las rentas son atractivas, este tipo de inversiones requieren un capital importante y el riesgo en el que se incurre es alto, así que si no conoce mucho del sector, es importante asesorarse con expertos.

Por otro lado, y según lo explicó el portal especializado en temas de inversión Finanzas Personales, los Fondos de Inversión Colectiva Inmobiliarios son una buena opción, ya que puede invertir con montos más bajos (entre $3 y $5 millones de pesos) y acceder a una cartera administrada por expertos del sector constructor y financiero. En general, estos vehículos están compuestos por varias propiedades comerciales e industriales, y las rentabilidades provienen de los arrendamientos y la valorización de los inmuebles.

Finalmente, también están las Fiducias Inmobiliarias, o como se conoce internacionalmente los Fondos Comunes de Finca Raíz o REITs, por sus siglas en inglés. Estos se parecen bastantes a los Fondos de Inversión Colectivas Inmobiliarios, con la diferencia que cotizan en bolsa, como si fueran una acción.

Esta característica permite que pueda retirar la inversión con mayor facilidad, ya que los derechos se pueden comprar y vender de una manera sencilla a través de un corredor de bolsa.

Vale la pena recordar que estas inversiones son para personas que deseen invertir sus ahorros a mediano plazo ; ya que desarrollar un proyecto requiere un tiempo de construcción donde no se perciben ingresos, y generalmente las rentas y las valorizaciones de inmuebles comerciales e industriales son anuales.

Lo importante siempre será dedicar un tiempo a pensar en una estrategia de inversión, y una vez decida hacerla, informarse bien sobre las características (en especial el riesgo) del vehículo que va a usar. Adicionalmente, lo más conveniente es contar con la asesoría de un profesional de inversión.

Si quiere conocer más sobre este tipo de temas, consulte el siguiente artículo.