La delgada línea entre legalidad e ilegalidad de registrar empresas en paraísos fiscales

La delgada línea entre legalidad e ilegalidad de registrar empresas en paraísos fiscales

Uno de los grandes dilemas éticos del mundo de las finanzas gira alrededor de la creación de empresas en paraísos fiscales. A pesar del debate, invertir y crear empresas en estos territorios no es ilegal. Sin embargo, sí hay una línea que no se puede cruzar para evitar caer en la ilegalidad.

Los paraísos fiscales quedaron en el ojo del huracán tras el escándalo de los Papeles de Panamá. En 2016, 109 medios de comunicación de 76 países revelaron un escándalo en el que se vieron involucradas varias personalidades del mundo. Entre los implicados, había 1.191 colombianos acusados de esconder patrimonio para declarar menos impuestos, guardar dineros ilícitos o esconder a los beneficiarios del dinero.

¿Por qué algunos empresarios deciden invertir o crear empresa en paraísos fiscales?

Estos territorios tienen características fiscales que atraen la inversión extranjera. Por ejemplo, los paraísos fiscales tienen nulos o bajos impuestos y brindan muchas libertades a la hora de mover el dinero.

Es decir, los costos para las transacciones bancarias son bajos y en algunos casos inexistentes. Otro de los beneficios es el secreto bancario. En estos países, por ley, los bancos tienen la obligación de no dar información sobre sus clientes ni de sus actividades a terceros, incluso ante administraciones públicas o tributarias.

Las empresas offshore, un problema ético

Las empresas offshore son empresas que operan en un determinado país, pero que están registradas en otro territorio o en un paraíso fiscal. Esto les permite pagar menos impuestos, además de recibir los beneficios mencionados.

Registrar una empresa en un paraíso fiscal y que opere en otro país no es ilegal. En este caso, el debate es ético, pues la empresa offshore genera riqueza en el país donde opera, pero no paga la cantidad de impuestos que debería, al estar registrada en un paraíso fiscal.

La delgada línea entre la legalidad y la ilegalidad

En algunos casos, los paraísos fiscales se han utilizado para cometer diversos delitos. La ilegalidad ocurre cuando se utilizan estas empresas o sociedades para esconder el patrimonio y, de esta manera, pagar menos impuestos. También, cuando se utilizan para lavar dinero, guardar y mover ganancias provenientes de actividades ilícitas y para esconder a los beneficiarios del dinero.

Actualmente, diferentes organizaciones y comunidades como la Unión Europea, tienen listas negras donde incluyen a los países considerados paraísos fiscales. Si bien la existencia de estos paraísos no está prohibida, en algunos casos gozan de mala fama en el panorama mundial.

Lo invitamos a leer el artículo Paraísos fiscales