La Fiducia: una alternativa de inversión

La fiducia es un producto financiero que ha crecido mucho en los últimos años, pero a pesar de ello sigue siendo desconocido para gran parte de la población colombiana sea activa o no en el mercado financiero. Conozca aquí de qué se trata esta opción de inversión que le permite generar ganancias con sus ahorros.

Según la fiduciaria Fidudavivienda, la fiducia es un mecanismo mediante el cual una persona natural o jurídica hace entrega de una suma de dinero o de bienes muebles o inmuebles a una fiduciaria para hacer inversiones, administración, recaudo o garantía del bien.

En su misma esencia, la fiducia es un producto financiero con el cual se genera confianza entre las partes y permite a los clientes delegar la administración de sus activos, monetarios o no monetarios, en un tercero que obra como administrador de dicha inversión.

Acorde con lo anterior, para Fidudavivienda es necesario aclarar que la fiducia es un instrumento financiero de medio y no de resultado. Esto quiere decir, que la entidad que recibe los recursos se compromete a hacer el mejor uso de ellos y decidir acerca del destino que va a dar a los mismos (medio) pero no se compromete con una rentabilidad mínima (resultado).

En contraprestación de estos riesgos, las entidades que ofrecen este producto muestran resultados de inversión que son más llamativos, apostando por una política de “a mayor riesgo, mayor rentabilidad”.

Tenga en cuenta que en Colombia la entidad encargada de vigilar a las fiduciarias es la Superintendencia Financiera de Colombia, siguiendo la normatividad del Código de Comercio y de la Ley 45 de 1990, que regula la intermediación financiera en el país.

Otra cosa que debe conocer es que hay diferentes clases de fiducias. De acuerdo con la Superintendencia Financiera de Colombia, existen cinco tipos de fiducias, dependiendo del negocio que se realiza entre el usuario y la entidad. Estos son: fiducia de inversión, inmobiliaria, de administración, en garantía y con recursos del sistema general de seguridad social.

El tipo de fiducia que escoja debe depender en gran parte del contexto económico del momento, específicamente, de datos como la inflación, la relación peso-dólar y las tasas de interés. Porque al conocer estos indicadores no sólo se puede saber la rentabilidad de un producto, sino que también se puede determinar si la inversión o la compra que piensa hacer es viable o no.

Es así que la fiducia no se trata entonces de un producto especializado o de uso restringido para unos pocos. Por el contrario, asegura la Superintendencia Financiera, está en un nivel de desarrollo en Colombia que permite que cualquier persona con un monto de inversión pueda contemplar este producto como una alternativa de inversión o de seguridad para su inversión al acudir a expertos para que hagan la mejor gestión de su patrimonio.