Entidades financieras vigiladas: Su finalidad

finalidad entidades financieras vigiladas

Cuando se trata de ahorrar o invertir, la seguridad es determinante para elegir la alternativa que más se ajuste a sus necesidades.

No obstante, los productos financieros presentan esa seguridad de distintas maneras y, algunas veces, pueden llevar al inversionista a confundirse fácilmente, por ejemplo, entre una inversión riesgosa o una entidad riesgosa.

Para evitar este tipo de mal entendidos, usted debe tener claro qué significa el término de seguridad y cuál va a ser su contexto, ya que ‘seguridad’ puede hacer referencia a rendimientos seguros o a una entidad financiera confiable que le da la certeza de que su dinero está a salvo.

Aquí queremos enfatizar la importancia de adquirir productos de ahorro o inversión con una entidad que sea vigilada por la Superintendencia Financiera de Colombia, ya que las organizaciones informales pueden traerle muchos perjuicios.

Es el caso de invertir en las tristes célebres, “pirámides” que son empresas que captan dinero de manera ilegal y prometen a los inversionistas rentabilidades que difícilmente se pueden cumplir. Este fue el caso de DMG, que ofrecía rendimientos de entre 50% y 100% sobre el valor invertido, algo que nunca se cumplió y dónde miles de personas lo perdieron todo.

Otra forma de transacciones financieras informales que pueden ser muy perjudiciales son los préstamos gota a gota: préstamos de dinero a un interés muy por encima de las tasas del mercado; es decir, por encima de la tasa de usura, que desde el primero de julio hasta el próximo 30 de septiembre de 2017 es de 32,97%. Las personas que brindan estos créditos se exponen a sanciones jurídicas y penales, pues esto no es legal.

Los ejemplos anteriores de inversiones riesgosas demuestran la importancia de informarse sobre la confiabilidad y legalidad de las organizaciones con las que haga tratos financieros. En el país existen dependencias de control que le pueden ofrecer información sobre qué firmas están reguladas, qué tantas quejas tienen y cómo protegen su dinero.

En Colombia esta s entidades son: la AMV (Autorregulador del Mercado de Valores); la Superintendencia Financiera de Colombia; la Bolsa de Valores de Colombia; la Bolsa Mercantil; entre otros que pueden darle orientación al respecto.

Finalmente, cuando usted piense en la seguridad, de sus inversiones o de su ahorro, es clave que se apoye en expertos y en entidades que le aportarán las herramientas adecuadas para sus decisiones de inversión.