La moneda virtual respaldada con petróleo

La moneda virtual respaldada con petróleo

Hace un poco más de dos años inició la venta del Petro, una moneda virtual proferida por el Gobierno venezolano. ¿En qué consiste este medio de pago? ¿Con qué objetivo fue creado? ¿Cómo le ha ido? Le contamos qué ha pasado con la moneda virtual emitida por el Gobierno de Nicolás Maduro.

El Petro, un intento para solventar la crisis venezolana

En 2017, los problemas de Venezuela se agudizaron por las nuevas sanciones económicas y comerciales impuestas por Estados Unidos. Para mitigar el problema de liquidez, el Gobierno de Nicolás Maduro optó por emitir una moneda virtual, denominada Petro. Esta moneda se puso en venta de manera privada el 20 de febrero de 2018, y un mes después se ofertó al público en general.

El Gobierno dictó que el precio de esta moneda sería igual al del barril de petróleo. Cuando salió a la venta, tenía un costo de USD$60. La emisión total fue de 100 millones de unidades, de las cuales 82,4 millones fueron puestos a la venta. El resto se los reservó el Gobierno.

El Petro no es una criptomoneda

El Petro no es similar al Bitcoin o al Ethereum (lo invitamos a leer nuestro artículo La actualidad del Bitcoin: ventajas y desventajas de invertir en criptomonedas, y el video Todo lo que tiene que saber sobre criptomonedas). A diferencia de estas monedas virtuales, el Petro es centralizado, está respaldado por activos y es emitido por la Superintendencia Nacional de Criptomonedas y Actividades Conexas de Venezuela.

El respaldo son las riquezas nacionales, específicamente el petróleo, el oro, el gas y los diamantes, según afirmó el Gobierno. Para obtener un Petro, se necesita tener una billetera virtual, denominada Petro Wallet.

Si compro esta moneda virtual, ¿qué puedo hacer con ella?

En el caso de los venezolanos, pueden pagar impuestos, contribuciones y servicios públicos en su país de origen. Si es extranjero, puede comprarlas a manera de inversión, pues en caso de que el costo del petróleo suba, también lo hará el Petro. El problema es su poca circulación y la falta de credibilidad, lo que hace difícil el intercambio de esta moneda virtual.

¿Tuvo éxito esta moneda virtual?

Si bien la moneda digital fue lanzada a la venta en marzo de 2018, solo se pudo utilizar hasta el 1 de octubre del mismo año como moneda de intercambio de compra y divisa convertible, es decir, que puede ser libremente cambiada por la moneda de otro país.

Antes de iniciar su venta, Maduro anunció que había ofertas de intención de compra por USD$5.000 millones. Sin embargo, esta moneda virtual, que estaba anclada al sistema de Blockchain NEM, solo registraba transacciones equivalentes a USD$136.000, para el 6 de mayo de 2018.

A pesar de que el mandatario venezolano ha dicho que la venta de esta moneda virtual ha sido un éxito, las cifras son difíciles de comprobar, pues el sistema de Blockchain ya no es manejado por NEM, sino por la Superintendencia Nacional de Criptomonedas y Actividades Conexas de Venezuela.

El Gobierno, en un intento por impulsar la moneda virtual, la ha utilizado como medio de pago para actividades comerciales internas, venta internacional de petróleo y minerales extraídos en suelo venezolano.

Lo cierto es que, por el momento, esta moneda virtual continúa siendo una incógnita para los inversionistas, de acuerdo con información obtenida en foros sobre monedas digitales. La falta de confianza en el Gobierno venezolano y la prohibición de Estados Unidos para utilizarla, entre otros, han impedido su crecimiento.