La retención en la fuente y su relación con el impuesto de renta

La retención en la fuente es un sistema de recaudo anticipado del impuesto sobre la renta y de otros impuestos, que consiste en restar de los ingresos que se reciben periódicamente un porcentaje determinado por la ley que va sumando al pago del impuesto sobre la renta que se debe declarar anualmente.

Para entender mejor este impuesto debe saber que la retención en la fuente se fundamenta en los siguientes elementos, cómo explica la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) en su página web:

Agente retenedor. Es la persona que realiza el pago o abono en cuenta y a quien la ley expresamente le ha otorgado tal calidad, por ejemplo, los empleadores a la hora de hacer retención en la fuente sobre los salarios de los empleados.

Sujeto pasivo. Es la persona beneficiaria del pago o abono en cuenta, afectada con la retención según el concepto y el porcentaje aplicable, que vendría siendo el contribuyente o declarante de renta.

Pago o abono en cuenta. Determina el momento en que se entendió causada la retención en la fuente, según los conceptos y las tarifas, por ejemplo, cuando se hacen retiros a fondos voluntarios de pensiones o cuentas para el fomento a la construcción y se debe aplicar la retención en la fuente.

Es así que, mediante la figura de la retención en la fuente, el Estado ya no debe esperar por ejemplo 1 año para recaudar el impuesto de renta, sino que cada mes lo cobra, en su salario o en una venta y de esta forma asegura un flujo constante de recursos.

Un ejemplo de un caso en que se realiza retención en la fuente, es cuando se hace una venta y se obtiene un ingreso. Un ingreso por venta de productos o servicios es una operación que conduce a que el beneficiario pueda incrementar su patrimonio, por lo que es un ingreso que puede estar gravado con el impuesto de renta, razón por la cual, al momento que el cliente hace el pago, se retiene un porcentaje de este, es decir se le hace “retefuente” a este ingreso.

Es por eso que si la venta es de $100 millones, el cliente, que viene siendo el agente retenedor, pagará sólo $96,5 millones pues los otros $3,5 los retiene como anticipo o pago anticipado del impuesto de renta.

La retención en la fuente funciona entonces al momento de recibir un ingreso que aumenta su patrimonio. El beneficiario al recibir el pago abona anticipadamente al impuesto de renta de modo que, al finalizar el año, muy posiblemente ya haya pagado todo el impuesto anual, y quizás hasta le genere un saldo a favor.

Tenga en cuenta que todos los ingresos que generen un incremento del patrimonio son sujetos a un proceso de retención en la fuente, pero dependiendo del valor del ingreso varía la tarifa de retención en la fuente que se aplica, dando lugar así a ingresos que pasaron un proceso de retención en la fuente con tarifa de 0%. Este es el caso de una persona que recibe un salario de $2.000.000. La ley establece que a ese monto se le hace una retención del 0%. Es decir, que a este ingreso no se le cobró retención en la fuente pero si fue sujeto a un proceso de retención en la fuente.

Cabe recordar que como la retención en la fuente es un mecanismo de recaudo anticipado de un impuesto, para cada impuesto hay retención. Por lo que hay retención en la fuente no sólo para el impuesto de renta, sino para otros impuestos como el impuesto de IVA, de timbre y de industria y comercio.

También debe tener en cuenta que desde enero de 2017 en el país entró en vigencia un nuevo estatuto tributario al que se debe acudir para entender cómo opera la retención en la fuente a los diferentes impuestos según la nueva regulación de gravámenes.