La Unión Europea y el Reino Unido acuerdan su divorcio

La Unión Europea y el Reino Unido acuerdan su divorcio.

Desde hace unos años, un tema que ha tomado cada vez más importancia es la posible separación que quiere hacer el Reino Unido de la Unión Europea. La diferencia en este momento es que este acontecimiento pasó de ser una posibilidad a ser una realidad que hoy enfrenta Europa y el mundo entero.

Cada año son estudiadas nuevas leyes y políticas que actúan en pro de aumentar la apertura comercial de cada país. Pero si el Reino Unido sale de la Unión Europea, ¿cómo puede esto cambiar? Firmar este acuerdo implica, en resumen, dar independencia política, económica, cultural y social al Reino Unido, al mismo tiempo que es disminuido el tamaño de bloque, es decir, de la Unión Europea.

Sin embargo, la salida británica fortalece también al bloque, pues, aunque su tamaño puede ahora ser menor, son mayores las posibilidades de adaptar políticas que anteriormente no podían ser tomadas dadas las resistencias británicas.

Ahora, 600 páginas y 185 artículos formalizan este hecho mostrando que es una realidad, que aunque para muchos es el acontecimiento más lamentable que ha ocurrido en Europa en los últimos meses, para otros representa una oportunidad de apogeo y crecimiento.

Por esto, hasta el 2020, o en caso de que sea necesario hasta el 2022, se está trabajando en un plan de acción a futuro sobre la relación que planean mantener ambos bloques. Esto es de gran importancia pues es el medio que puede estabilizar la economía europea ante la magnitud del choque que está enfrentando.

Para formalizar la separación, de acuerdo a un artículo publicado recientemente por el periódico El Tiempo, el Reino Unido debe pagar una factura de salida de $50.000 millones de euros y $7.000 millones de euros más por cada año durante los próximo 2 a 4 años dependiendo del tiempo que dure el período de transición.

Los gastos que esta separación implica son altos, pero para la mayoría de las personas y los dirigentes del Reino Unido este dinero no es más que una inversión que rendirá frutos a futuro. Ahora bien, como es de esperarse, hay más de 4 millones de ciudadanos europeos que viven en el Reino Unido y viceversa. A estas personas sus derechos les seguirán siendo respetados y teniendo acceso a todo aquello a lo que tenían desde antes de formalizar la separación.

El 30 de marzo de 2019 es el día oficial del Brexit y aunque esta es una realidad de la que ya no es posible dar vuelta atrás, el acuerdo busca que sean llevadas a cabo todas aquellas formas de mantener al Reino Unido lo más cerca posible. Este es un acontecimiento histórico, pero también la prueba de que los aliados se generan por muchas más razones que acuerdos escritos.

Las relaciones internacionales pueden cambiar, y solo está por verse cómo la relación entre ambas partes va a ser ahora que este acuerdo es oficial y la manera como esto puede terminar afectando al resto del continente europeo.

Si le gustó este artículo lo invitamos a leer: “Tendencias separatistas: una amenaza en la Unión Europea“.