Los peligros del mercado financiero informal

Los peligros del mercado financiero informal.

En Colombia existen distintos lugares donde se pueden obtener productos de ahorro y crédito. Por un lado están las instituciones financieras avaladas y vigiladas por entes de control y, al otro lado, está el mercado financiero informal, con productos muy comunes, pero peligrosos, como los préstamos gota a gota o las cadenas de ahorro, que no están avalados ni vigilados por ningún organismo de control. Conozca aquí los peligros de acudir al escenario informal.

Es cierto que algunas personas recurren a la informalidad financiera debido a que son más flexibles que la banca tradicional y otros lo hacen porque no pertenecen al sistema financiero. Pero estos esquemas son altamente riesgosos, pues no brindan ninguna garantía formal y legal a los usuarios.

Préstamos gota a gota

Entre los más conocidos de estos productos financieros informales están los llamados “Créditos gota a gota”: préstamos que, aunque se otorgan fácilmente, se destacan por cobrar tasas muy por encima de la tasa de usura que fija mensualmente la Superintendencia Financiera. Además, la Policía colombiana ha emitido varias alertas de que los promotores de estos productos son por lo general bandas criminales que articulan sus operaciones con el narcotráfico y los usuarios pueden incluso poner en riesgo su vida, pues los prestamistas usan la violencia a la hora de cobrar las cuotas.

Si desea saber más sobre este tema lo invitamos a leer el artículo: “Los riesgos de pedir prestado dinero a un agiotista o a un gota a gota”.

Además de ser créditos ilegales e inseguros, los préstamos gota a gota no son buena idea financieramente hablando. Por ejemplo, pagar un crédito de $2 millones a dos años otorgado por una entidad financiera legal, con una tasa del 29% efectivo anual (el límite de la tasa de usura a diciembre de 2018), representa intereses de $579.000 en un año; pero, con los créditos gota a gota, las tasas pueden ser de más del 10% mensual, es decir, 213% efectivo anual, según las denuncias de la Policía Nacional. Lo que implica que terminarán pagando $3,3 millones tan solo en intereses, además de los $2 millones del monto del préstamo, lo que significa que pagaría dos o tres veces el dinero que pidió prestado.
Recuerden también que los préstamos con las entidades financieras vigiladas tienen un seguro de vida, en caso de que a la persona le pase algo, este asumirá la deuda, en cambio con los gota a gota, esto no ocurre y le terminarán cobrando el dinero a sus familiares.

Cadenas de ahorro

Otro conocido producto del mercado financiero informal son las llamadas cadenas de ahorro: un esquema en el que varias personas se unen para ahorrar de forma conjunta y luego deciden qué hacer con ese dinero que han logrado acumular. Por ejemplo, prestarle al que más lo necesite de la red o invertir en algún negocio. De esta manera, obtienen algo de rentabilidad por sus recursos.

El riesgo, de acuerdo a la Superfinanciera se da con las cadenas de ahorros manejadas por terceros, pues la única garantía es la palabra y en cualquier momento los promotores se pueden escapar con el dinero. Es más, algunas cadenas de ahorro se disfrazan de pirámides captando dinero de sus usuarios con sus irreales promesas de rentabilidad. Estos esquemas están en auge, pues tan solo en 2018 las intervenciones de la Superintendencia de Sociedades a estos esquemas piramidales crecieron 75%.

Existen otras alternativas

Lo cierto es que no hay necesidad de correr este tipo de riesgos. El sistema financiero formal ofrece una amplia gama de productos de ahorro, crédito e inversión adaptados a diferentes públicos y, lo más importante, con garantías de seguridad para los usuarios.
Lo importante es que se informe sobre todas las opciones que le ofrece el mercado regulado y vigilado por los entes de control como la Superintendencia Financiera entidad a las que siempre puede recurrir si hace parte del sistema financiero formal.

Si le gustó este artículo lo invitamos a leer: “¿Son las nuevas tecnologías el fin de la informalidad financiera?.