Economía de Colombia: Primer mitad 2018

economía de Colombia primera mitad 2018

Con el cierre del primer trimestre de 2018, los empresarios, hogares y autoridades colombianas, están a la espera de conocer las cifras oficiales del crecimiento de la economía que elabora el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

Por lo pronto, las proyecciones que tienen los expertos revelan un mejor panorama frente al mismo periodo del año anterior. Por un lado, el Ministerio de Hacienda, en su Comisión de Gasto para el 2018, plantea un escenario de crecimiento de la economía nacional de 2,7%. Cifra que validó el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su última misión en el país, la cual recortó su previsión de 3%.

Vale resaltar que, en el marco de la misión del FMI, se hicieron advertencias frente a posibles presiones del sistema financiero internacional, y la necesidad prioritaria de avanzar en temas de infraestructura, para garantizar un crecimiento del 3%, o más en el 2018.

Estos pronósticos fueron alentados por la cifra del crecimiento de 2017, publicada por el DANE a finales de febrero de 2018, que señalaba un 1,8% de crecimiento para la economía nacional para el año pasado.

Este porcentaje que, aunque sigue siendo bajo, estuvo por encima de las expectativas de los expertos, lo que permite creer que, a partir del segundo semestre del 2018, Colombia retomará su camino de crecimiento a largo plazo después de haber sorteado los efectos negativos del precio del petróleo.

Por otra parte, la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (CEPAL) guarda mayores reservas y ubica a la economía en un crecimiento del 2,6% en 2018; seguido por el informe de los empresarios, en el cual, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) pronostica un crecimiento no superior al 2,4%.

Estas proyecciones menos optimistas, fueron determinadas por la incertidumbre en materia política y legal que generan los procesos electorales de este semestre; y de manera especial, el de la ANDI, se basan también en el mal desempeño que Colombia tuvo en el ranking de competitividad del 2017.

En una perspectiva general, los analistas califican como un punto importante a favor la estabilidad macroeconómica, alcanzada después de la fuerte caída en el petróleo, el déficit de cuenta corriente a la baja, y unas finanzas del estado que fueron administradas con prudencia.

Está por verse cuál será el resultado oficial de crecimiento económico que publique el DANE en los próximos meses, para ajustar los pronósticos, y quizá darle un segundo aire a la economía de la nación en su carrera por recuperar su nivel de crecimiento y seguir avanzando en los objetivos de un desarrollo incluyente y sostenible.