¿Qué son las monedas virtuales y cómo funcionan?

Las monedas virtuales o criptomonedas funcionan como medio de pago y ayudan al intercambio de bienes y servicios. En Colombia, ningún establecimiento está obligado a recibir monedas virtuales como forma de pago, tanto en transacciones digitales como físicas.

La diferencia entre las divisas tradicionales y las monedas virtuales es que estas últimas son electrónicas, es decir, no son tangibles, no se pueden materializar ni verlas en formato físico. Además, las monedas virtuales son descentralizadas. Esto quiere decir que no son emitidas ni cuentan con el respaldo de un banco central, sino que son emitidas por empresas particulares.

Al ser descentralizadas y no necesitar intermediarios financieros para su intercambio, las monedas virtuales se comercializan directamente entre personas o entidades.

Este mercado funciona como cualquier otro: las personas compran y venden monedas electrónicas en portales especializados con el fin de adquirir u ofrecer un producto o servicio, por ejemplo pagar servicios de tecnología o desarrollo de software. Incluso, existen páginas de internet que ofrecen productos o servicios y solamente aceptan pagos en monedas virtuales como el Bitcoin.

Para incentivar el uso de esta moneda, existen algunas páginas web que regalan unos cuantos céntimos de las distintas criptomonedas para que sus usuarios se empiecen a familiarizar con ellas.

Ahora bien, las operaciones con monedas virtuales no están reguladas ni vigiladas por entidades de control, por lo cual es imposible saber qué pasa con el dinero que se transfiere entre compañías o personas.

Las monedas virtuales están en auge en el mundo. Existen casos de inversionistas que han obtenido atractivas rentabilidades invirtiendo en ellas. Sin embargo, al realizar una transacción con monedas digitales es primordial ser precavido porque se intercambian en un mercado anónimo, susceptible de fraudes.

En repetidas ocasiones, la Superintendencia de Sociedades, la Superintendencia Financiera de Colombia y el Banco de la República han afirmado que el uso de las monedas virtuales es riesgoso pues, al ser descentralizadas, no hay forma de proteger al consumidor y resolver los conflictos que se presenten en sus transacciones.

Es importante que las personas y las entidades que realicen transacciones con monedas electrónicas conozcan y entiendan los riesgos de negociar en un mercado que no está regulado ni vigilado.