¿Economía de 2018 mejor que la de 2017?

Los pronósticos económicos para Colombia muestran una opinión generalizada de que el 2018 será mejor que 2017. Aunque los expertos están pendientes del proceso electoral, confían en que no impactará el crecimiento. Les preocupa la confianza del consumidor pero tienen sus esperanzas centradas en la mejoría de la economía mundial y en las menores tasas de interés que regirán el mercado.

Para 2018, los analistas locales e internacionales que consulta mensualmente la agencia de investigaciones económicas LatinFocus Consensus estiman que el PIB del país crecerá 2,7% que, si bien es inferior al 4% promedio registrado entre 2010 y 2014, implica una mejoría frente a lo que ocurrió en el 2017 y sería una prueba de que la caída de la economía colombiana habría tocado fondo el año pasado, por lo que en éste se puede esperar un crecimiento positivo.

Los analistas dicen que el 2017 quedó marcado en el calendario como el de menor crecimiento en lo que va del siglo XXI para el país hasta el momento y el peor de la administración Santos en cuanto a la variación del Producto Interno Bruto (PIB) que fue el más bajo en los últimos 8 años.

Los factores que explican por qué el 2018 sería un año de mayor crecimiento son, por una parte, que la economía ya se acomodó a la nueva tarifa del IVA luego de la reforma tributaria del 2016 y, del otro, las menores tasas de interés van a empezar a impulsar varios sectores, entre ellos se espera que el de vivienda. Además, con un precio del petróleo estable entre USD $50 y USD$ 60 dólares por barril, es factible esperar una tasa de cambio sin muchas variaciones y, con ella, un repunte de las exportaciones, explica el reporte del grupo LatinFocus Consensus.

Otro elemento positivo para muchos será la inflación. Los analistas coinciden en que las presiones inflacionarias estarán contenidas el próximo año y se retornará al final de 2018 a la meta puntual de 3%, establecida por el Banco de la República desde los inicios de la gestión de su actual gerente el economista Juan José Echavarría.

De paso, esto significa que el Emisor podrá mantener su política monetaria expansiva con la política de bajar las tasas de interés que al cierre del 2017 se situaban en 4,75%. Se espera que las reducciones de las tasas tengan un efecto en el bolsillo de la gente que la motive a gastar.

Por las mismas razones expuestas anteriormente, otras fuentes como el Gobierno, más optimista, proyecta una cifra alrededor del 3%, mientras que el equipo técnico del Banco de la República le apunta a 2,7% y el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su más reciente informe, pronosticó un crecimiento de 3% para Colombia en el 2018.

Según estas proyecciones, el clima general es que hay esperanzas de que el nuevo año venga con una recuperación moderada para el país. En el escenario económico de 2018 hay oportunidades, pero también grandes riesgos e incertidumbres como las elecciones de Congreso y Presidencia, lo que para algunos expertos significa pronóstico reservado.

En síntesis, lo que los analistas vislumbran es que el 2018 tendrá riesgos y desafíos, pero también oportunidades. Lo bueno es que este año se perfila como el punto de quiebre en la mala racha del bajo crecimiento vívido durante el año anterior.