¿Cómo anticiparse al futuro? el análisis prospectivo una posible respuesta

 

¿Cómo anticiparse al futuro? el análisis prospectivo, una posible respuesta

La incertidumbre sobre el futuro afecta los mercados, organizaciones y cualquier sector económico que vea influenciado su entorno por factores externos y ajenos a su control como cambios políticos, sociales o incluso ambientales y tecnológicos. Aunque los seres humanos aún no podemos predecir el futuro, hay una forma de prepararse para éste gracias al análisis prospectivo. Aquí le contamos de qué se trata.

El análisis prospectivo, que busca ante todo prever escenarios futuros para tomar decisiones, puede ser aplicado a sectores, organizaciones y empresas que pueden ser afectadas a mediano y largo plazo por factores de su entorno cercano, explicó Francisco Mojica, Director de la maestría en Pensamiento Estratégico y Prospectiva de la Universidad Externado de Colombia en una entrevista para el periódico La República.

El académico precisa que el principal objetivo del análisis prospectivo es combatir la improvisación que ha estado muy presente en las decisiones económicas, tanto del sector privado como el público. “La prospectiva es una disciplina que tiene como objeto de estudio el futuro. La exploración y el análisis del futuro. No con ansias de adivinarlo, sino con el ánimo de construirlo. Es interesante ver cómo está pensado el desarrollo de China hasta 2075, igual que el de Singapur desde el análisis prospectivo. Sin embargo, nosotros no sabemos qué vamos a hacer mañana”, expresó Mojica para el diario La República.

Para Javier Medina Vásquez, fundador del Instituto de Prospectiva, Innovación y Gestión del Conocimiento de la Universidad del Valle, “El valor agregado del análisis prospectivo es el conocimiento profundo del entorno que permite identificar las amenazas y oportunidades a futuro que puede tener una organización y estar preparado para éstas”.

¿Cómo realizar este análisis?

Medina explica que “La prospectiva invita a imaginar la mayor cantidad de escenarios posibles frente a una decisión a tomar y tener en cuenta todos los factores que pueden alterar el resultado esperado”. Utilizar la prospectiva en lugares como una empresa, permite prepararse para el futuro del negocio contemplando todas las variables que lo puedan afectar y convertirlas en oportunidades como dinámicas mundiales, cambios sociales, tecnológicos, del mercado e incluso poblacionales.

Por su parte el académico de la Universidad Externado enfatiza que “Ser prospectivo es tener una visión a largo plazo y elaborar un plan que no se vea afectado por los afanes del día a día pues siempre se debe pensar en el futuro lejano”. Medina agrega que la integridad en la comprensión del entorno es la clave para la toma de decisiones acertadas con miras al futuro.

Por ejemplo, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), hizo un ejercicio de prospectiva para la región a 2030, en el cual planteó los escenarios posibles para ese año, con el fin de fomentar una planeación por parte de los gobiernos. Factores como la globalización, la economía, la demografía y los mercados fueron tenidos en cuenta en preguntas como: ¿qué aspecto tendrá el crecimiento global?, ¿cómo afectarán los cambios al comercio internacional de la región? y ¿puede un mundo en desequilibrio separar a América Latina? Todas estas variables son las que pueden afectar el futuro de la región y deben ser tenidas en cuenta.

Usted también puede realizar un análisis prospectivo en su organización, formulándose las siguientes preguntas que tienen como fin prepararse mejor para los futuros posibles con sus oportunidades e incertidumbres: ¿dónde estamos?, ¿de dónde venimos?, ¿para dónde vamos?, ¿hacia dónde queremos ir? y ¿hacia dónde podemos ir? “Pues, si bien tener una misión y visión puede demarcar un horizonte, hay que ir más allá y pensar en el largo plazo, es decir, tener pensamiento estratégico y prospectiva”, concluye el experto de la Universidad Externado de Colombia, Francisco Mujica.

Si le gustó este artículo, lo invitamos a leer “La economía de un país en guerra”.