¿Cómo son las deducciones a la retención en la fuente?

¿Cómo son las deducciones a la retención en la fuente?

Antes de conocer las rebajas que la ley ofrece a la hora de aplicar la retención en la fuente, debe saber qué es y cómo se debe pagar la “retefuente”.

Según información de la página web de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, DIAN, la retención en la fuente, contrario a lo que la mayoría de la gente piensa, no es un impuesto, sino un sistema de recaudo anticipado de otros impuestos, que pueden ser el impuesto de renta, el impuesto a las ventas, el impuesto de timbre nacional y el impuesto de industria y comercio; y consiste en restar de los pagos o abonar en la cuenta de los contribuyentes un porcentaje determinado por ley y que se resta al pago anual de dichos impuestos.

¿Cómo se paga la retención en la fuente?

Según el artículo 125 de la Ley 1819 de 2016 o última Reforma Tributaria, la retención se ha de practicar o causar en el momento en que se efectúe el pago o abono en cuenta, lo que pase primero, en los casos determinados por la ley. Por ejemplo, en la compra o venta de un inmueble o en los pagos mensuales de salarios superiores a $4.500.000 se debe pagar impuesto de renta, pero se puede aplicar la “retefuente” a la hora de hacer la operación y de esta forma se paga por adelantado dicho impuesto.

Deducciones a la retención en la fuente

La Ley también prevé deducciones o rebajas en el pago de la retención en la fuente cuando se demuestran pagos de medicina prepagada, intereses pagados por crédito de vivienda, ahorro en fondos de pensiones, cuentas de ahorro para el fomento de la construcción (AFC), entre otros pagos. Pero debe tener en cuenta que la ley también establece que la sumatoria de todas las rentas exentas, más las deducciones , no puede superar el 40% de los ingresos reportados por una persona.

Así que, si decide realizar las deducciones que la ley ofrece al pagar la “retefuente” debe saber que puede estar dejando por fuera las deducciones de otras rentas, por lo que como explica la directora de Ingresos de la DIAN, Cecilia Rico, en una entrevista con el diario Portafolio “cada caso es distinto, cada uno toma la decisión, tras revisar si vale la pena hacer la disminución de su base de retención. Por ejemplo, si la renta laboral es alta, es mejor que el aporte se pague en 12 cuotas (como retefuente) y no con una suma onerosa, cuando haya que contribuir con el impuesto de renta una vez al año”.

Como siempre, en cuestión de finanzas lo mejor es preguntar a los expertos y estar bien informado para tomar la mejor decisión.

Si le gustó este artículo lo invitamos a leer el artículo “La retención en la fuente y su relación con el impuesto de renta”.