Compra de facturas, una interesante opción de inversión

Compra de facturas, una interesante opción de inversión
Compra de facturas, una interesante opción de inversión

El factoring o negocio de descuento de facturas es una alternativa de financiación, por medio de la cual, las empresas traspasan el servicio de cobranza de las facturas existentes a su favor y, a cambio, obtienen de manera inmediata el dinero de la operación con un descuento. Siendo un instrumento de financiación reciente, a continuación, le resolvemos algunas inquietudes sobre su operación.

¿Quiénes intervienen? En el factoring intervienen tres actores. En primer lugar, el cedente o la empresa que entrega la factura. Seguidamente, el factor o la entidad que adquiere las facturas y asume la gestión de cobro. Y, en tercer lugar, el cliente o aquel que está obligado a pagar las facturas pendientes.

¿Cuáles son los requisitos para acceder a este instrumento de financiamiento? Esta alternativa requiere del análisis de las partes involucradas en la operación, es decir, del cedente, del factor y del cliente.

De acuerdo con José Ibarra Nadjar, gerente de Fondos Alternativos de Davivienda Corredores,  las pequeñas y medianas empresas deben presentar la información general de la compañía como historia, trayectoria y sector al que pertenecen, la información financiera actualizada, el nivel de endeudamiento, el comportamiento de pago, entre otros.

Frente a las facturas que se pueden negociar, Ibarra Nadjar, aclara que, en Colombia para que una factura sea considerada un título de valor y pueda ser negociada, debe cumplir con lo estipulado en el Estatuto Tributario. Al respecto, el artículo 617 de dicho Estatuto estipula que, entre los requisitos, se halla que estas deben estar expresamente denominadas como factura de venta, tener el apellido, nombre, razón y NIT del vendedor, llevar fecha de expedición y el valor total de la operación, entre otros aspectos.

¿Cuáles son los beneficios de este vehículo de financiación? Para Ibarra Nadjar, entre las ventajas está la mejora en la liquidez de las empresas, pues en ella se transforman sus ventas de crédito en ventas de contado. Además, son operaciones que no afectan la capacidad de endeudamiento de las empresas, debido a que no se computan como deuda y, por ende, no se afectan los indicadores de las compañías. También, con esta se disminuye el riesgo de impago, ya que recibe de forma inmediata el dinero. Y, es una operación cuyo único costo asociado es la tasa de descuento que se aplica a la misma.

Actualmente, en Colombia, entidades como Davivienda Corredores están desarrollando fondos que invierten en la compra de facturas, de forma que las personas naturales puedan invertir en ellos con bajos montos de dinero. El perfil de riesgo del inversionista de estos fondos varía dependiendo del tipo de empresas a las que se le compre la factura.

Finalmente, es importante mencionar que, como en toda inversión, en el factoring, un cliente se puede enfrentar a distintos riesgos como la posibilidad de incurrir en una pérdida derivada del incumplimiento del pagador, en el momento en que se venza la operación.

Lo invitamos a leer el artículo: “Oportunidades de inversión para el 2021”.